| 4/18/2006 12:00:00 AM

Saldos de fondos de inversión extranjera cayeron en febrero

Fondos de inversión extranjera en acciones y en deuda pública interna de Colombia cayeron en febrero por primera vez desde mayo del año pasado.

El saldo conjunto de los portafolios de los fondos de inversión extranjera en acciones y en deuda pública interna de Colombia cayó en febrero por primera vez desde mayo del año pasado, reveló el viernes la Superintendencia Financiera. El valor cayó un 9,68% a $4,94 billones (US$2.160 millones) al cierre del segundo mes de este año, frente al registrado a enero, de $5,47 billones (US$2.391 millones). El organismo no suministró una explicación al respecto. Pero analistas lo asociaron a toma de utilidades de los fondos, así como a la reestructuración de portafolios hacia activos de afuera, ante la reducción en los diferenciales de tasas de interés, en un panorama de alzas en los rendimientos en otras regiones, como Estados Unidos, Europa y Japón. "Yo creo que es más un descanso, me parece que la situación de afuera es algo estacional, no creo que sea tan grave", dijo Carlos Silva, director de análisis de la firma Ultrabursátiles. Los capitales de los fondos extranjeros en acciones de empresas colombianas bajaron en un 12,47%, a $3,79 billones (US$1.658 millones) frente al récord de $4,33 billones alcanzado al terminar enero pasado. La caída se presentó justo en momentos en que la bolsa de Colombia se desvalorizó en un 0,13% en febrero, frente al repunte de 16,6% que logró en enero. En cambio, el saldo del portafolio que los fondos foráneos poseen en títulos de deuda pública local subió en un 1,76% a $1,15 billones (US$502,6 millones) hasta febrero, desde los $1,13 billones al cierre del mes anterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?