| 2/20/2009 12:00:00 AM

Rusia necesita socios para consolidar energía en Asia

(MOSCU) Rusia dio esta semana enormes pasos hacia su esperado intento de expandir su influencia a los sedientos mercados de energía de Asia, con la puesta en marcha de su primera planta de gas natural licuado y la firma de un acuerdo para el suministro de crudo por 20 años con China.

Para consolidar este rol, Moscú podría necesitar todavía la ayuda de socios internacionales con el conocimiento necesario para el desarrollo de proyectos de petróleo y gas, y el poder financiero -especialmente en el caso de China y Japón- para llevar a buen puerto esas intenciones.

Rusia, el mayor proveedor de energía del mundo, planea apuntalar para el 2013 su participación en el mercado asiático de energía a entre un 21 y un 32 por ciento, desde el cerca del 4 por ciento actual, dijo Valery Nesterov, analista de petróleo y gas de la correduría Troika Dialog.

"Es el primer paso hacia la obtención de su ambiciosa meta de contar con un 20 a 25 por ciento de las exportaciones mundiales de GNL en el futuro", dijo, refiriéndose a la inauguración el miércoles del proyecto Sakhalin-2, controlado por el monopolio exportador de gas Gazprom.

La apertura viene un día después de que la petrolera estatal Rosneft y la firma de ductos Transneft se aseguraron un préstamo por 25.000 millones de dólares de Pekín, a cambio de abastecimiento de crudo para la economía china durante las próximas dos décadas.

Rusia, el segundo mayor exportador mundial de crudo después

de Arabia Saudita, buscaba hace tiempo diversificar sus exportaciones y no depender de Occidente, y está apuntando a China como principal mercado para el petróleo que extraerá de los yacimientos de la nueva generación en Siberia Oriental.

La diversificación dentro de Asia ofrece a Rusia una alternativa a los mercados occidentales, a donde Gazprom ya envía un cuarto de las necesidades de gas de Europa, y entrega mayor peso político al Kremlin en sus límites orientales.

"La energía, especialmente el gas, es la ventaja competitiva de Rusia. Tiene bastante y está bien ubicado entre Oriente y Occidente para exportarlo eficientemente", dijo Chris Weafer, estratega jefe del banco de inversión UralSib.

La planta de Gas Natural Licuado (GNL) en la isla de Sakhalin en el Pacífico suministrará un 5 por ciento de la demanda mundial cuando opere a su plena capacidad de 9,6 millones de toneladas por año. Japón, el principal comprador de GNL se asegurará un 7,2 por ciento de sus importaciones de la planta.

No al "Aislamiento"

La extensión de su influencia en Asia, dicen analistas, requerirá que Rusia alcance una mayor producción y haga realidad proyectos de infraestructura, costos que podrían ser compartidos con los consumidores.

En orden con satisfacer la demanda por petróleo, Transneft debe finalizar su ducto de 600.000 barriles por día al Pacífico y estimular el transporte de la mitad de esa cantidad a la red de ductos de China.

Los 10.000 millones de dólares que China está prestando a Transneft son parte de un crédito total por 25.000 millones de dólares que debería acelerar la finalización del proyecto, pero analistas dicen que subraya la necesidad de ayuda para el desarrollo de sus ambiciosos proyectos de energía.

El Primer Ministro, Vladimir Putin, sorprendió a los inversores el mes pasado cuando pidió "acceso mutuo" a activos energéticos, diciendo que Rusia -que está entrando en su primera recesión en una década- no debiera aislarse en el campo de la energía.

Grandes firmas de energía extranjeras, molestas por las experiencias previas en Rusia, pueden necesitar persuasión para asociarse con el Kremlin, que ha mantenido bien atados los recursos naturales del país durante una década de auge económico por los altos precios del crudo.

Proximo gran proyecto  

El próximo gran proyecto de GNL, Shtokman, apunta a desarrollar un enorme campo gasífero costa afuera en las tormentosas aguas del Mar de Barents. Gazprom ya se asoció con la noruega StatoilHydro y la francesa Total para el desarrollo del proyecto.

Alexander Medvedev, vicepresidente ejecutivo de Gazprom, dijo que la compañía estaba considerando el interés de sus tres socios en Sakhalin-2 -Royal Dutch Shell, Mitsui y Mitsubishi Corp- en posibles proyectos de GNL en la península de Yamal, en la costa norte de Rusia.

Gazprom ha dicho que la grandes energéticas estadounidenses también estaban siendo consideradas como socias para los proyectos en el Artico rudo.

"Mucho dependerá de cuan rápido pueda familiarizarse (Gazprom) con el avance de la tecnología, y en que medida será independiente", dijo Nesterov de Troika Dialog.

Una escasez de trabajadores expertos en Rusia también podría presentar un problema para el desarrollo de los nuevos complejos proyectos, particularmente de GNL.

"Los rusos todavía están entre la gente más experta en la tierra, pero tienen que escoger y elegir sus proyectos con mucho cuidado", dijo Zeihan.

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?