| 12/28/2009 12:00:00 PM

Rusia, China e Irán se acercan a Sudamérica

La cooperación, los préstamos y la venta de armas fueron durante los últimos años los rubros principales en las relaciones de algunos países sudamericanos con Rusia, China e Irán, que habían tenido una influencia limitada en la región, entre otras razones porque Estados Unidos redujo su interés hacia el sur del continente, según líderes sudamericanos y analistas

Quito — . Aunque hasta hace pocos años los vínculos eran casi nulos, ahora florecen y aumentan con los tres países.

Algunos sectores ven con recelo a los nuevos socios, pero para los gobiernos involucrados estas relaciones aparecen productivas y convenientes, como lo han manifestado Venezuela, Bolivia y Ecuador, con gobiernos alejados ideológicamente de Estados Unidos y seguidores del "Socialismo del siglo XXI".

Grace Jaramillo, la coordinadora del área de estudios internacionales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, con sede en Quito, dijo a la AP que para 2010 "la relación de esos países con Venezuela, Bolivia y Ecuador se va a profundizar en ciertos temas, como la energía, armas y cooperación tecnológica, pero no creo que la relación pueda florecer".

Explicó que los países sudamericanos aún "no tienen forma de romper eficientemente barreras como la lejanía, complejidad y exigencias de esos nuevos mercados".

Argumentó que el acercamiento con ellos se justifica porque Estados Unidos "se ha alejado profundamente de América Latina, más allá de 1994, cuando se generó (el plan hacia) el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA)", impulsada por Washington.

Desde entonces, agregó, "nunca más hubo un proyecto para América Latina. En este sentido su prioridad (de Estados Unidos) es Oriente Medio, países del sudeste asiático, China, luego la Unión Europea. Latinoamérica parece no estar en la lista".

"Mientras ocurre ello, China, Rusia e Irán están decididos a acercarse a esta zona cada una por diferentes razones: a China le interesan fundamentalmente los recursos naturales, a Rusia vender armas y a Irán evitar que se sumen votos de condena en los organismos internacionales", añadió.

En septiembre, Rusia abrió una línea de crédito por 2.200 millones de dólares para que Venezuela adquiriera vehículos blindados y misiles tierra-aire, lo que se suma a los 4.000 millones de dólares que el país sudamericano invirtió en la compra de helicópteros, cazas y fusiles de asalto Kalashnikov a Moscú.

Ecuador también ha mostrado gran interés en desarrollar relaciones comerciales y tecnológicas con Irán y por la compra de armas a Rusia. También tiene interés en el área de cooperación petrolera con los rusos.

En el caso de Perú, su ministro de Defensa, Rafael Rey, dijo el 8 de diciembre que su país "definitivamente" va a adquirir tanques de guerra a China.

Joy Olson, directora ejecutiva de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), entrevistada por AP comentó: "Para mantener su crecimiento económico, China necesita de recursos naturales y está buscándolos también en América Latina y con ellos está creciendo la relación, las inversiones, pero ... China no busca influencia política en América latina, su influencia crece en el plano comercial".

Olson explicó que eso muestra que "están cambiando no solamente las dinámicas de poder en las Américas, sino en todo el mundo, donde Estados Unidos ya no es el único poder".

"Es muy claro que hay otros países que están surgiendo en competencia con Estados Unidos en muchos sentidos, en influencia política y claramente en desarrollo económico", añadió.

El ex canciller de Bolivia Javier Murillo de la Roca calificó las relaciones con Rusia de "muy positivas" porque hay proyectos interesantes para el desarrollo y refinación del gas. Recordó que durante el último viaje del mandatario Evo Morales a Moscú, ambos países firmaron un convenio de préstamo por 100 millones de dólares para la compra de equipamiento militar y reposición de armamento obsoleto, incluido un avión presidencial.

De su lado, Brasil hace mucho que tiene relaciones importantes con Rusia, China e Irán.

Acerca de Irán y su nexo con Brasil, Ray Walser, experto en Latinoamérica de la Fundación Heritage, en Washington, comentó a la AP: "No pienso que quienes se refieren a la presencia de Irán en el hemisferio occidental vean en Brasil un nexo directo".

Con el resto de países sudamericanos, los vínculos con rusos, chinos e iraníes no tienen tanta relevancia y pueden variar entre lo comercial y algo de cooperación e, incluso, llegar a la casi ausencia de interés.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?