| 4/12/2006 12:00:00 AM

Rusia busca carne de otros países Latinoaméricanos

El país eslavo enfrenta una reducción de la oferta de carne de los principales exportadores de la región, Brasil y Argentina.

Rusia, que enfrenta una reducción de la oferta de carne de los principales exportadores de Latinoamérica, Brasil y Argentina, tras una prohibición de embarques en esos países, está buscando proveedores alternativos en la región, entre ellos Colombia, según el jefe de salud de animales y plantas del país eslavo.

Funcionarios rusos han inspeccionado a Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile, desde hace un año, y ahora lo hacen en Colombia y Bolivia, donde esperan se autorice a algunas compañías para realizar negocios de exportación.

Las importaciones de carne vacuna de Rusia desde Colombia y Bolivia habían sido prohibidas anteriormente, para prevenir la expansión de la fiebre aftosa.

Rusia impuso el 13 de diciembre una restricción a las importaciones de animales vivos, vacunos y porcinos, procedentes de ocho estados brasileños: Mato Grosso do Sul, Mato Grosso, Goias, Sao Paulo, Minas Gerais, Paraná, Río Grande do Sul y Santa Catarina. A principios de este mes, Rusia levantó la prohibición a la carne de Río Grande do Sul, pero sin que hasta el momento se dislumbre un pronto fin de la medida para el resto de regiones.

Moscú también había prohibido previamente importaciones de los estados de Para y Amazonas. Antes de la última restricción, Rusia era el principal destino de la carne vacuna y porcina de Brasil.

En marzo, Argentina, otro gran proveedor de carne para Rusia, suspendió todas las exportaciones de vacunos para bajar los crecientes precios domésticos.

Los productores de carne rusos han dicho que la reducción de la oferta de los dos países latinoamericanos elevaría los precios en Rusia y perjudicaría a los procesadores de ese producto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?