| 6/22/2011 11:40:00 AM

Rusia amenaza con incluir más empresas cárnicas de Brasil en su lista negra

Rusia advirtió de que ampliará la lista negra de empresas brasileñas que no pueden vender su producción a este país tras la restricción impuesta el pasado 15 de junio, según informaron este miércoles medios rusos.

Moscú - "En caso de que a la mayor brevedad la parte brasileña no tome medidas (...) para garantizar un control efectivo sobre la calidad de la producción destinada para Rusia, limitaremos los suministros (de varias empresas) de tres estados (brasileños) más", declaró Serguéi Dankvert, jefe de la Inspección Sanitaria Agrícola de Rusia (Isar).

Los titulares de Agricultura de ambos países abordarán la situación durante una cumbre agropecuaria que ahora se celebra en París, informa la agencia rusa Interfax.

A principios de junio Rusia anunció que prohibirá las importaciones de carne y productos cárnicos de 89 empresas de tres estados brasileños: Mato Grosso, Río Grande do Sul y Paraná.

La inspección de carnes realizada este año en Brasil reveló numerosas deficiencias en el funcionamiento de los servicios veterinarios de ese país, afirmó entonces Alexéi Alexéyenko, el portavoz de la Isar.

Las empresas sancionadas no realizaron en los últimos tres años comprobaciones de la presencia de mercurio, plaguicidas, dioxinas y radionucleidos en su producción, explicó Alexéyenko.

Brasil es uno de los principales proveedores de carne a Rusia con el 45% de vacuno, el 35% de las importaciones de carne de cerdo, y el 19% de ave, según los datos del Instituto de Mercadotecnia Agrícola de Rusia.

Al momento de dictarse la prohibición, un total de 236 empresas brasileñas exportaban carne a Rusia.

 

 

 

 

Efe

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?