| 12/21/2006 12:00:00 AM

Rusia afianza su control sobre sector energético

Según el acuerdo anunciado el jueves por las compañías, logrado tras meses de presiones por parte del gobierno de Moscú, Royal Dutch Shell PLC, Mitsui & Co. y Mitsubishi Corp dividirán su participación en el proyecto ubicado en la isla Sajalín, en el océano Pacífico.

Moscú.- La empresa gasífera rusa OAO Gazprom le arrebató el control accionario del proyecto Sakhalin-2 a la Shell y sus asociados por 7.450 millones de dólares (5.650 millones de euros), en un acuerdo que consolida el dominio del Kremlin sobre los recursos energéticos de Rusia.

Gazprom se quedará con una participación accionaria del 50% más uno en el proyecto de 22.000 millones de dólares (16.650 millones de euros) de gas natural licuado que era el más grande proyecto de energía en Rusia controlado por compañías extranjeras.

El acuerdo fue anunciado en una reunión en el Kremlin entre el presidente ruso Vladimir Putin y ejecutivos de Shell y Gazprom junto con funcionarios de máximo rango de los accionistas japoneses del proyecto.

Putin aseguró que las preocupaciones ambientales en torno al proyecto han sido básicamente resueltas. Funcionarios habían acusado a Shell de dañar el frágil medio ambiente en la isla y habían tratado de revocar las licencias.

"Hasta donde he sido informado, los asuntos fundamentales pueden considerarse resueltos", se le citó decir por una agencia local.

Aunque analistas dicen que las indagatorias buscaban asegurar la entrada de Gazprom, Putin buscaba distanciar al gobierno del acuerdo.

"El hecho de que Gazprom haya tomado la decisión de participar en las obras de Sakhalin-2 es una decisión corporativa", según se citó a Putín en agencias rusas de noticias. "El gobierno de la Federación Rusa ha sido informado de esto y no tenemos objeciones".

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?