| 2/21/2011 4:30:00 PM

Rousseff pretende crear un ministerio para las pequeñas empresas brasileñas

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció hoy su intención de crear un nuevo ministerio, dedicado en forma exclusiva a la promoción de las pequeñas empresas, un sector que pretende impulsar en el marco de sus planes contra la pobreza.

Brasilia - Rousseff hizo el anuncio en una reunión con gobernadores de los estados del noreste brasileño, la región más pobre del país, y dijo que, entre otras, la tarea de esa nueva cartera será contribuir al desarrollo de las pequeñas empresas en esa zona.

Asimismo, la presidenta dijo que tiene planeada la creación de una secretaría de Estado para la irrigación, que promoverá acciones que contribuyan a llevar agua a todo el noreste brasileño, que cada año sufre con ingentes sequías que impiden su desarrollo agrícola.

"Creo que tenemos que tener un proyecto ambicioso y específico para el semiárido del noreste", declaró Rousseff, quien explicó que las acciones en ese sentido, incluidas las creaciones del nuevo ministerio y de la secretaría, comenzarán a ser concretadas a partir de marzo próximo.

Rousseff apuntó que esos planes, además, incluirán unas fuertes inversiones en esa región, de la que espera que para el 2015, cuando concluirá su mandato de cuatro años, se equipare en crecimiento y desarrollo a otras zonas del país.

La jefa de Estado reiteró que el recorte que ha decidido aplicar en el presupuesto nacional para este año no afectará a "ninguno de los programas" dirigidos a la atención de las clases más bajas de la sociedad ni a los planes de obras para el Mundial de Fútbol de 2014 o los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

También negó que el recorte presupuestario vaya a suponer un ajuste fiscal de corte liberal, ya que el país "no precisa eso", pues está con "la inflación controlada" y con reservas por 300.000 millones de dólares.

El recorte fue anunciado a inicios de febrero y afectó partidas por 50.000 millones de reales (unos US$30.102 millones) del presupuesto anual, que inicialmente había sido fijado en 2,07 billones de reales (unos US$1,24 billones).

Durante el acto, en medio de números y anuncios, Rousseff regañó públicamente a los miembros de su equipo, a los que atribuyó su confusión al citar una ciudad del noreste con un nombre equivocado.

La presidenta se refirió a proyectos contra la pobreza exitosos en la ciudad de Botirama, pero fue corregida por un gobernador, que le explicó que en realidad el nombre correcto era Toritama.

"¿No es Botirama? Yo dije que no era, pero ya ven lo que es tener óptimos asesores, que se encontraron a esa Botirama en la internet", declaró la presidenta.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?