| 3/5/2013 3:39:00 PM

Río de Janeiro recibe sus primeros taxis eléctricos

La alcaldía de Río de Janeiro recibió de manos del fabricante Nissan los dos primeros taxis eléctricos de la ciudad, que comenzarán a funcionar este mes.

Río de Janeiro - Estos vehículos, denominados Nissan Leaf, tendrán como base el aeropuerto nacional Santos Dumont y sus baterías podrán cargarse en apenas 30 minutos en dos puestos de la compañía petrolera estatal Petrobras situados en los barrios Lagoa y Barra de Tijuca.

El alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, recibió los dos vehículos en un acto celebrado en el centro de la ciudad, donde la empresa mostró el funcionamiento de los taxis, de color amarillo brillante con franjas laterales verdes que los identifican como ecológicos.

Según la compañía, los vehículos son totalmente eléctricos y no emiten contaminación ni ruidos.

El Nissan Leaf es el más vendido de su gama en el mundo entero, con 50.000 unidades, y sus baterías tienen una autonomía de 160 kilómetros.

El Leaf es impulsado por un motor eléctrico compacto, desarrollado por el propio fabricante, y situado en la parte delantera del auto, con tracción delantera.

El motor, de corriente alterna, desarrolla 80 kW de potencia, equivalente a unos 109 caballos de vapor, suficiente para alcanzar una velocidad máxima de 145 km/h.

En el mismo acto, Nissan, que inauguró su nueva sede en Río de Janeiro, anunció una inversión en Brasil de 2.600 millones de reales (unos US$1.320 millones), parte de los cuales se destinarán a la construcción de una nueva fábrica de automóviles en Resende, en el sur del estado de Río de Janeiro.

Según el vicepresidente de Marketing y Ventas de Nissan en Brasil, Manuel de la Guardia, con estas inversiones la compañía producirá hasta 200.000 autos de todo tipo en el país y generará 4.000 empleos. 

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?