| 5/20/2010 4:20:00 PM

Riesgo país de Argentina aumenta por nerviosismo global

El riesgo país de Argentina trepaba el jueves a máximos de ocho meses por el nerviosismo global ante la creciente incertidumbre sobre el futuro económico de Europa, en momentos en que el Gobierno nacional tiene en marcha un canje de deuda impaga.

Buenos Aires - Las acciones y los bonos domésticos profundizaron sus bajas por la mayor aversión sobre activos de riesgo, prolongando las caídas de precios vistas en las últimas rondas.

El índice de riesgo país elaborado por el banco JP Morgan, que mide el diferencial de rendimientos entre los bonos estadounidenses y sus similares argentinos, subía 79 unidades a 861 puntos básicos a las 2015 GMT.

Mientras que el índice Merval de la bolsa de Buenos Aires cayó un 4,07 por ciento a 2.089,58 puntos, para acumular en seis sesiones una baja del 9,17 por ciento, los bonos del mercado extrabursátil retrocedieron un fuerte 2,5 por ciento y arrastran un descenso del 5,9 por ciento en las últimas cinco ruedas.

Entre las acciones líderes del índice Merval se destacó la caída de la siderúrgica Siderar, con el 5,81 por ciento, y en los títulos públicos sobresalió la baja del 5,3 por ciento en los 'Disc' en dólares.

"El Merval presenta descensos importantes por la situación internacional y por el resultado (parcial) del canje (de deuda)", dijo Ricardo Maied, operador de la sociedad de bolsa Federal Bursátil.

"Las cosas en el plano global se están tornando cada vez más graves, ya que la situación en la euro zona ha comenzado a gestar cierta salida de capital de Brasil y eso podría impactar fuerte en nuestro mercado", agregó.

Datos Oficiales
Operadores dijeron que la baja aceptación de inversores institucionales al canje de bonos también repercutía negativamente sobre los activos argentinos.

"El resultado del canje no podía esperarse de otra manera si consideramos la tensión que se mantiene en los mercados de deuda internacional", sostuvo Maied.

El nivel de adhesión de estos bonistas ronda el 45 por ciento, se informó el miércoles oficialmente, cuando originalmente se especulaba con un porcentaje superior.

El Gobierno espera cerrar la operación por unos 18.300 millones de dólares en deuda incumplida con un piso del 60 por ciento de adhesión, ya que los inversores minoristas tienen plazo hasta el 7 de junio para decidir si participan o no.

Debido a las volátiles condiciones de los mercados mundiales, Argentina no emitirá por ahora nueva deuda por 1.000 millones de dólares, sobre la cual pretendía pagar una tasa de un dígito.

Frente a la subida del riesgo país, el mercado argentino daba por descontado que esta búsqueda de fondos frescos, paralela al canje de títulos públicos, sería improbable.

"Es razonable que (...) el resultado de aceptación haya sido por debajo de lo esperado. Esto no se debió por un estado de desconfianza hacia la Argentina, sino porque cambiaron las condiciones en los mercados internacionales", dijo Marcelo Paccione, analista de ConsulCapital.

Acotó que "se nota que el Gobierno ha fallado en los tiempos de la operación, ya que los problemas en Grecia se venían arrastrando desde finales del 2009 y acá (en Buenos Aires) no se apuró la operación".

Un sorpresivo aumento de las solicitudes semanales del seguro de desempleo en Estados Unidos profundizó además la aversión a los activos de riesgo a nivel mundial.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?