| 1/30/2012 1:00:00 PM

Retraso en meta fiscal de Japón, negativo para calificación: Moody's

El reconocimiento de Japón de que será incapaz de cumplir una importante meta en sus finanzas públicas es negativa para la calificación del país, dijo el lunes Moody's Investors Service, en una señal preocupante cuando el primer ministro Yoshihiko Noda lucha por obtener apoyo para un alza tributaria.

La semana pasada, el Gobierno de Japón dijo que reduciría a la mitad el ratio de su déficit presupuestario primario respecto al Producto Interno Bruto (PIB) en el 2016, un año después de lo planificado originalmente, ya que el Gobierno ha demorado la entrada en vigencia de un aumento en el impuesto a las ventas.

El Gobierno también dijo que no cumplirá con su meta de un superávit presupuestario primario en el 2020, admitiendo que su plan de duplicar el impuesto a las ventas a un 10 por ciento no será suficiente para reducir la carga de deuda, que ya es la peor entre las grandes economías del mundo.

Moody's dijo que no preveía una crisis en los próximos dos a tres años, pero los inversionistas podrían preguntarse cada vez más cómo financiará Japón su gigantesca deuda luego de que el país llegara a un inédito déficit comercial el año pasado, sin contar la crisis de deuda de Europa.

"Aunque la caída proyectada es pequeña, la disparidad podría ampliarse antes del 2015 si las condiciones económicas son incluso más débiles de lo que el Gobierno espera y si las medidas de ajuste presupuestario no son tomadas a tiempo", dijo Moody's en un comunicado.

La calificación otorgada por Moody's a Japón es "Aa3", tres escalones por debajo de la nota máxima, con un panorama estable. Standard & Poor's y Fitch también tienen a Japón en el mismo nivel, pero ambas firmas han advertido que podrían rebajar sus calificaciones.

El Gobierno pretendía originalmente bajar su ratio de déficit primario sobre el PIB a un 3,2 por ciento en el año fiscal 2015-2016, que es la mitad de donde estaba en el año fiscal 2010-2011. Esta meta no será alcanzada hasta el año fiscal 2016-2017, dijo el Gobierno el 24 de enero.

Un balance presupuestario primario excluye los costos de pagar deudas y los ingresos por las ventas de bonos.

En el año fiscal 2020-2021, el déficit fiscal también totalizará un 3,0 por ciento del PIB, según el pronóstico gubernamental. La cifra es bastante lejana a la meta de volver a un superávit presupuestario primario y representa un reconocimiento de que tendrá que trabajar más en su disciplina fiscal.

A fines del año pasado, el gobernante Partido Demócrata acordó un cronograma para elevar el impuesto a las ventas, con la primera alza recién en abril del 2014, seis meses después de lo planeado originalmente.

El calendario, revisado para aplacar a los legisladores renuentes a tomar la impopular medida de subir impuestos, subirá el impuesto a las ventas, actualmente en un 5 por ciento, al 8 por ciento en abril del 2014 y luego al 10 por ciento en octubre del 2015.

La aprobación de las alzas tributarias es incierta ya que la aceptación pública de Noda ha caído notoriamente. Noda también necesita el apoyo de los partidos de oposición para votar el proyecto de ley en un dividido Parlamento, pero hasta el momento los otros partidos han indicado que no cooperarán fácilmente.

Las deudas pendientes de Japón son casi el doble del tamaño de su economía de 5 billones de dólares, una carga de deuda mucho peor que la de cualquier país que esté en el centro de la crisis de deuda soberana de Europa. Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?