| 10/28/2007 12:00:00 AM

Resultados electorales en algunos departamentos de Colombia

Los principales bastiones electorales de los grupos paramilitares colombianos quedaron en manos de varios partidos independientes, según los resultados publicados el domingo por la Registraduría Nacional, la oficina encargada de las elecciones.

Bogotá.- Sucre, provincia en el litoral Caribe, fue para el candidato Julio Guerra Tulena del Partido Liberal, de oposición, mientras que Magdalena, en la misma zona, la ganó Omar Díaz Granados, del partido independiente Social Unidad Nacional.

En el departamento César ganó el joven político Cristian Moreno del Partido Verde, también independiente.

Meta, al sur del país, fue ganado por Darío Vásquez del partido oficialista de La U, y Oscar Iván Florez, del mismo partido, resultó victorioso en Casanare, departamento al sureste de Colombia.

Caquetá fue para Luis Cuéllar del movimiento Alianza Social Indígena, mientras que el Huila, al sur fue para Luis Pajarito Sánchez del Partido Conservador, que junto con el Liberal son las colectividades políticas tradicionales.

En otros resultados, la alcaldía de Medellín, la segunda ciudad del país al noroeste será administrada por Alonso Salazar del movimiento Alianza Social Indígena, mientras que en Cali ganó Jorge Iván Ospina, del partido independiente Podemos Cali.

Varios congresistas, alcaldes y gobernadores se encuentran tras la rejas debido a una alianza que formaron con los líderes de las ilegales Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Las AUC se desmovilizaron en el 2004 luego de tres años de intensas negociaciones de paz con el gobierno del presidente Alvaro Uribe, quien ha mantenido mano firme con las organizaciones armadas ilegales.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?