| 2/3/2007 12:00:00 AM

Reporte climático intensifica presión sobre EEUU y Australia

El reporte por parte de los principales científicos y funcionarios del mundo en el tema del clima, señala que el recalentamiento global es "inequívoco, muy probablemente" causado por el hombre, y "continuará por siglos".

CANBERRA_Funcionarios y ambientalistas presionaron a Estados Unidos y Australia para adherirse al Protocolo de Kioto que busca reducir las emisiones de gases responsabilizados por el efecto invernadero, e instaron a otros gobiernos a combatir la contaminación, tras un reporte de la ONU sobre el tema.

El canciller de Maldivas, Ahmed Saeed, dijo que el aumento en el nivel de los océanos podría devastar los países con territorios bajos, como el suyo, formado por una isla coralina, que se ubica un metro por encima del nivel del Océano Indico.

"Si el nivel del mar sube permanentemente, ello sumergirá para siempre al país entero", dijo Saeed.

El ministro indonesio del Medio Ambiente, Rachmat Witoelar pronosticó que el mar cubrirá unas 2.000 de las 18.000 islas que conforman su país en tres décadas.

"Los países en desarrollo deben asumir compromisos obligatorios para reducir las emisiones entre 40 y 60%", dijo Witoelar en Yakarta, donde las lluvias torrenciales han causado graves inundaciones en días recientes. "Nosotros, en Indonesia, debemos estar vigilantes para evitar la quema de nuestros bosques y debemos supervisar nuestras industrias".

El canciller sudafricano Marthinus van Schalkwyk consideró que el reporte representa "un exhorto para que despierte el mayor emisor de gases-invernadero, Estados Unidos".

Estados Unidos y Australia son las únicas potencias industriales que se han negado a suscribir el Protocolo de Kioto, mismo que establece metas para reducir la emisión de gases que atrapan el calor en la atmósfera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?