| 3/16/2006 12:00:00 AM

Renuncia presidente de Repsol YPF en Bolivia

El presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol YPF en Bolivia, Julio Gavito, renunció el martes en medio de acusaciones contra la compañía de que cometió contrabando de crudo durante la gestión del dimitente.

Gavito, de nacionalidad española, dijo que permanecerá en Bolivia para defender a Repsol y a sus colaboradores de las acusaciones de la Aduana Nacional que sindican a la firma de haber enviado ilegalmente petróleo boliviano hacia Argentina y Chile, entre 2004 y 2005, por 9,2 millones de dólares.

La información fue proporcionada en un comunicado de Respol divulgado por su empresa de relaciones públicas, Tironi & Asociados-Orgeta Landa, donde se señaló que el ejecutivo Luis García Sánchez asumirá como "country manager" (gerente nacional) de la filial boliviana de la petrolera.

Según el texto, Gavito presentó su renuncia ante el directorio de Repsol por las siguientes razones:

"Luego de trabajar arduamente desde marzo de 2004, con el objetivo de potenciar el desarrollo de la política energética de Bolivia, he decidido dar un paso al costado en mi carrera profesional para dedicar parte de mi tiempo a la defensa del accionar de la empresa y de mis colaboradores en la certeza de que las acusaciones resultan absolutamente infundadas".

"Estoy convencido que, más allá de las vicisitudes que he debido sobrellevar en este penoso e injusto trámite, la verdad saldrá a la luz y se podrá demostrar nuestra inocencia", agregó.

La Aduana Nacional envió en febrero a la fiscalía de Santa Cruz, la ciudad del oriente boliviano donde se encuentra la sede de Respol y de su filial Andina, sus investigaciones sobre el caso señalando que Andina cometió contrabando con 230.400 barriles de petróleo, y falsificó documentos para justificar la operación.

El caso apenas está en proceso de investigación por parte del ministerio público, pero ya ha motivado que los fiscales que lo atienden emitieran en dos oportunidades órdenes de aprehensión contra Gavito y el gerente de operaciones de Repsol, el argentino Pedro Sánchez, por no concurrir a declarar.

Este proceso ha motivado también la preocupación del gobierno español, cuyo canciller Miguel Angel Moratinos, ha señalado que el trámite "es una mala señal" para los inversionistas en Bolivia.

Pero el vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, le respondió que "cumplir la ley no es una mala señala", al tiempo de ratificar en que el gobierno no interferirá con la justicia en el trámite del contencioso.

Además, el ministro de Desarrollo Sostenible, Carlos Villegas, señaló el viernes ante la advertencia de Repsol de que podría llevar el caso a tribunales internacionales, que el Estado boliviano saldrá airoso ante "cualquier" demanda porque "se ha demostrado que hubo ilegalidades" por parte de petrolera.

El 15 de marzo, Gavito y Sánchez permanecieron por 11 horas detenidos en celdas policiales, después de presentarse imprevistamente a declarar, por pedido de la fiscalía, bajo el argumento de que podrían volver a incumplir con otras convocatorias de la justicia.

El juez Zenón Rodríguez dejó en libertad a ambos ejecutivos, pero a cambio de pagar una fianza cada uno, equivalente a 40.000 dólares, estar sometidos a arraigo y presentarse cada 30 días ante la fiscalía.

Repsol, que tiene 15 días para pagar las fianzas, protestó por las medidas cautelares y ha anunciado que presentará un recurso para que queden sin efecto.

Según el comunicado institucional, García Sánchez "hasta el momento era Director de GLP Andina con sede en Lima, Perú".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?