| 3/31/2009 12:00:00 AM

Remesas de inmigrantes en España se desploman a causa de la crisis

MADRID  — Las remesas de los inmigrantes que residen en España hacia sus países de origen se desplomaron más de un 20% en el último trimestre de 2008 con respecto al mismo periodo del año anterior debido al impacto de la crisis económica, según reveló el martes el Banco de España.

En concreto, los extranjeros enviaron 1.839 millones de euros (US$2.447 millones) durante los últimos tres meses del pasado año, en comparación con los 2.316 millones (US$3.080 millones) del cuarto trimestre de 2007.

La entidad precisó en su informe que en 2008 los inmigrantes enviaron en total 7.840 millones de euros (US$10.435 millones ), un 11,3% menos que el año anterior, cuando salieron de España 8.445 millones (US$11.240 millones ).

"Estamos hablando de mucho menos dinero", explicó a AP Raúl Jiménez, portavoz de la asociación de ecuatorianos Rumiñahui en Madrid. "Uno esperaba un recorte en las remesas, pero no con esta rapidez".

Los datos vuelven a poner de manifiesto el enorme impacto de la crisis económica entre el colectivo inmigrante residente en España.

El número de desempleados entre la población extranjera se acerca casi al medio millón de personas, un 21,2% según el Instituto Nacional de Estadística.

"El desempleo está generando un problema de ingresos y, con menos remesas, se podría sumar un problema de divisas en nuestros países de origen", aseguró Jiménez. "La crisis está golpeando muy duro a la inmigración".

Según Rumiñahui, las remesas seguirán cyaendo a corto plazo. "Mientras la situación  siga así en España, donde no hay visos de solución, los envios seguirán cayendo", reconoció.

Casi de 5 millones de inmigrantes, muchos de ellos latinoamericanos, viven legalmente en España, un 11% de la población.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?