| 6/21/2011 4:20:00 PM

Relleno Doña Juana reduce su contaminación

La operación técnica del nuevo operador del Relleno Sanitario Doña Juana, CGR, ha logrado reducir la proliferación de diversos vectores nocivos tales como: moscas, roedores, caninos y aves

Bogotá - Vectores nocivos que afectan notablemente la calidad de vida y desarrollo, tanto de los trabajadores del Relleno, como de los habitantes en las áreas cercanas.

Gracias al mejoramiento de la técnica en la cobertura temporal de los residuos empleando arcilla, el control permanente de las áreas descubiertas en el frente de disposición y la implementación del Programa para el Control y Monitoreo Vectorial, dentro del Relleno y en el área de influencia directa (Mochuelo Alto y Bajo), se ha logrado contribuir en la disminución de dichos vectores al interior de la comunidad. Dentro de las medidas de control físico, se aplicaron técnicas de platillos y cintas atrapamoscas que permitieron evidenciar la reducción de estos insectos en un 98.3%. Así, después de cuantificar una presencia de más de 7 mil moscas en abril de 2010, se redujo a un promedio de tan sólo 199 moscas en mayo del presente año.

En el Relleno sanitario Doña Juana se ha logrado generar un cambio radical con un enfoque en la sostenibilidad en la calidad del aire para quienes viven, transitan o trabajan en la zona, puesto que los residuos ya no quedan expuestos. Aproximadamente 10 mil personas que se encuentran en la vecindad inmediata del Relleno Sanitario Doña Juana se benefician de los cambios que ha implementado CGR.

“… lo que ya uno puede observar cuando va pasando, es la basura totalmente tapada, porque en tiempos anteriores, la basura estaba destapada, que eso era lo que nos mandaba los malos olores y de ahí pues también las plagas; ahora sí se ve el cambio, los malos olores han mermado y en cuanto a las ratas y las moscas, también han mermado bastante (SIC)”, mencionó Rosaura Barbosa, habitante del sector de Mochuelo Bajo.


En menos de un año se ha logrado cambiar la cara del Relleno Sanitario, pues para el consorcio conformado por empresas de Brasil, Canadá y Colombia, más allá de la función como espacio para disponer los residuos, esta debe ser una obra de ingeniería urbana que cumpla una función técnicamente gerenciada, con estándares de clase mundial.


“Además de la reducción de vectores como roedores, caninos, aves y moscas, con la cobertura temporal de los residuos implementada por CGR, hemos reducido en un 30% la producción de lixiviados en época invernal y tenemos el objetivo de reducirlos a cero en el plazo de un año”, manifestó Tatiana Cardona, Coordinadora General de CGR Doña Juana S.A. E.S.P.


Desde diciembre de 2010, el Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana S.A. E.S.P.-CGR, ha operado el Relleno Sanitario, manejando los residuos sólidos de la ciudad de Bogotá, de acuerdo con la licitación otorgada cumpliendo cada uno de los requisitos estipulados por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, Uaesp y bajo el control ambiental de la Corporación Autónoma Regional, CAR; logrando reducir el área de exposición de residuos (área descubierta) de 130,000 metros cuadrados a 5,000 metros cuadrados, en promedio, lo cual contribuye a la disminución de lixiviados, protegiendo las fuentes hídricas tanto internas como aledañas al relleno y controlando los olores.

Es por esto que el nuevo operador del relleno, CGR Doña Juana, estará presente en el XIII Congreso Nacional y IV Internacional de Servicios Públicos y TIC que se realizará en la ciudad de Medellín, donde visitantes nacionales e internacionales, podrán conocer cómo en menos de seis meses el nuevo administrador de Doña Juana logró pasar este espacio, de ser un gran basurero y un riesgo medioambiental a ser un relleno técnicamente manejado con innovación y un enfoque en calidad de vida de las comunidades y la ciudad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?