| 8/15/2007 12:00:00 AM

Relaciones de Argentina con Venezuela inalterables

El empresario venezolano Alejandro Antonini Wilson es requerido por la justicia local por intentar introducir el 4 de agosto una valija con 800.000 dólares no declarados al llegar al Aeroparque local en un vuelo privado con ejecutivos y funcionarios de los dos países.

Buenos Aires.- El gobierno argentino considera como "un caso desgraciado" el intento de un empresario venezolano de intentar introducir 800.000 dólares a este país, pero las relaciones entre Argentina y Venezuela no serán afectadas, señaló el miércoles el jefe del gabinete de ministros Alberto Fernández.

Simultáneamente, el ministro de planificación federal, Julio De Vido, sostuvo que "estamos esperando nuevas medidas" del gobierno venezolano sobre este caso, sin brindar más detalles.

"Es un caso desgraciado", declaró Fernández a Radio América, y agregó que el episodio no afectará las relaciones de la Argentina con Venezuela, "porque acciones particulares de un funcionario no pueden afectar los vínculos diplomáticos entre dos países".

Antonini Wilson, cuya captura internacional pidió en la víspera una fiscal argentina, hizo saber desde Miami que colaborará con la justicia, según el diarioa La Nación.

El empresario hizo una presentación ante el juzgado a través de su abogado argentino, Héctor Vidal Albarracín, quien declaró a La Nación que "no hay ninguna necesidad de librar una orden de detención. El no se fugó sino que se fue del país sin que existiera ninguna restricción para hacerlo. Nunca fue citado por la autoridad, ni siquiera por la fiscal".

La AP no pudo ponerse todavía en contacto con el abogado para confirmar su presentación.

La fiscal Luz Rivas Diez pidió en la víspera la captura de Antonini al juez en lo penal económico Diego Zysman, quien todavía no se pronunció sobre la solicitud. Zysman tiene planteada una cuestión de competencia con otra jueza, Marta Novatti, que debe ser resuelta por la cámara de apelaciones de ese fuero.

Vidal Albarracín agregó que Antonini se comunicó telefónicamente con él desde Miami y le pidió que hiciera saber al juzgado que está dispuesto a comparecer cuando sea citado.

"El hecho de que no quiera atender al periodismo en Miami no autoriza a sostener que se complica dar con su paradero", dijo el abogado, quien señaló que si la justicia quiere citar a Antonini, puede hacerlo con una notificación al estudio jurídico de Vidal.

Antonini abandonó Buenos Aires el 7 de agosto, cuando recién se conoció el episodio de su valija con dólares y antes de tomar intervención la justicia.

Llegó desde Caracas en un avión privado fletado por el gobierno argentino en el que viajaron funcionarios argentinos y ejecutivos de la petrolífera venezolana PDVSA. Fue admitido como pasajero a pedido del hijo de un vicepresidente de PDVSA, según se informó.

El presidente Néstor Kirchner despidió a un alto funcionario de su gobierno, Claudio Uberti, que también llegó en el avión, por haber autorizado el viaje de Antonini.

Kirchner también pidió a su colega Hugo Chávez, que llegó a Buenos Aires dos días después del ingreso del empresario, que el gobierno venezolano informe sobre los vínculos de Antonini con PDVSA y cuál era el destino de los dólares, requisados por la Aduana argentina y depositados en el Banco de la Nación Argentina.

El ministro de energía venezolano Rafael Ramírez negó el martes que Antonini tuviera relación con PDVESA. Pero el fiscal venezolano Isaías Rodríguez inició una investigación y pidió informes a su colega argentino Esteban Righi, informó el martes la agencia gubernamental de noticias Télam.

El matutino Clarín informa el miércoles que pese a la afirmación del ministro Ramírez, el empresario realizó tres viajes a la Argentina en compañía de Daniel Uzcategui Spetch, hijo del presidente de la filial argentina de PDVSA, Diego Uzcategui Matheus.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?