| 12/24/2008 12:00:00 AM

Reducción del gasto en Estados Unidos por baja en el empleo.

WASHINGTON - Los consumidores estadounidenses, presionados por un alza del desempleo, redujeron sus gastos en noviembre por quinto mes consecutivo, dijo el miércoles el Gobierno.

El Departamento de Comercio dijo que el gasto de la población se contrajo un 0,6 por ciento el mes pasado tras caer un 1 por ciento en octubre.

En tanto, los ingresos bajaron un 0,2 por ciento luego de un alza del 0,1 por ciento en octubre, en una señal de la presión que enfrentaban los consumidores justo al inicio de la temporada de compras entre Acción de Gracias y Navidad.

En otro informe, el Departamento de Trabajo dijo que el número de trabajadores que pidieron ayuda por desempleo aumentó en 30.000, a un máximo en 26 años de 586.000, en la última semana, indicando que la sequía de empleos continuaría en el 2009.

"Tomando en cuenta todo, el escenario sigue siendo bastante flojo", dijo Daniel Katzive, director de cambios de Credit Suisse en Nueva York, que dijo que los últimos datos no cambiarían la mayoría de las opiniones de que la economía sigue debilitándose.

El Gobierno entrante de Barack Obama está preparando un enorme plan de estímulo como complemento a los esfuerzos de la Reserva Federal para impulsar la actividad económica mediante bajas en las tasas de interés.

Un tercer informe del Departamento de Comercio mostró que los pedidos de bienes duraderos cayeron un 1 por ciento en noviembre, en una baja menos pronunciada de lo esperado por el mercado. No obstante, esto ocurrió después de que en octubre las órdenes de estos productos sufrieran su mayor descenso desde mediados del 2000 con una baja del 8,4 por ciento.

El reporte de bienes duraderos de noviembre mostró algunos aspectos positivos, como un alza en las órdenes de computadoras, maquinaria y productos metálicos.

Los pedidos de equipos de transporte, que cayeron un 7,4 por ciento tras una baja del 12,7 por ciento en octubre, fueron los principales responsables del descenso en las órdenes generales.

Si se excluyen los pedidos del transporte, las órdenes subieron un 1,2 por ciento tras caer un 6,8 por ciento en octubre, pero los analistas dudan que eso marque un punto de inflexión en las perspectivas económicas.

La mayoría de los analistas piensan que en el 2009 podrían comenzar a verse algunas señales de mejoría.

"El repunte de las órdenes en noviembre no altera significativamente la tendencia subyacente, pero fue un alivio ver al menos una pausa en la tendencia", dijo Michael Moran, economista jefe de Daiwa Securities America en Nueva York.

El informe sobre el gasto mostró que los ahorros subieron en noviembre a un 2,8 por ciento del ingreso disponible desde el 2,4 por ciento en octubre, lo que aún marca un bajo nivel pero podría ser una posible señal de que la recesión está llevando a los consumidores a comenzar a ahorrar más.

Los precios de muchos artículos siguen cayendo, desde la gasolina a la indumentaria. Esto se reflejó en las cifras de noviembre sobre el gasto. El gasto real, que tiene en cuenta las caídas en los precios, subió un 0,6 por ciento, en su primera alza desde mayo.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?