| 10/25/2009 8:30:00 AM

Recomendaciones del DNP están orientadas hacia

Cada ciudad tiene la autonomía para establecer los criterios de selección que permitan adquirir y adoptar la mejor solución de tránsito y los requisitos tecnológicos deben ser el fruto de estudios rigurosos que adelante cada organismo.

El Departamento Nacional de Planeación informó que la recomendación para que las ciudades adopten un sistema estándar para la semaforización está orientado a facilitar la implementación de Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS), dentro de los cuales el Ntcipdesarrollado por Canadá y Estados Unidos era el que mejor cumplía con estos requisitos.

“El caos vehicular es un tema que han afrontado varias ciudades del mundo y aquellas que han podido darle solución con la tecnología disponible han desarrollado Sistemas Inteligentes de Transporte, que incluyen cazainfractores automáticos, detectores de velocidad, gestión de información para el usuario en tiempo real y semáforos coordinados” precisó el director del DNP, Esteban Piedrahita.

Dada la necesidad de modernizar los equipos existentes en diferentes ciudades del país y dar un paso hacia sistemas ITS nacionales, Planeación Nacional analizó diferentes casos a nivel mundial en temas como equipos, tipo de solución, conexión, comunicación, software, centros de control e integración de sistemas de información de tránsito, al tiempo que estudio la situación de las ciudades de Ibagué, Armenia y Pasto, con el fin de obtener un amplio criterio sobre el tema.

Piedrahita explicó que desde que se iniciaron los procesos de semaforización en el mundo, las empresas proveedoras desarrollaron tecnologías propias para la comunicación entre las centrales de control y los semáforos, y era imposible adquirir equipos con otro proveedor por las dificultades que representaban la comunicación y la poca capacidad técnica de las autoridades. Otros países desarrollaron tecnologías que protegieran las sus industrias, impidiendo la participación de otros proveedores o países.

Sin embargo, a finales de la pasada década, otros países decidieron agruparse alrededor de protocolos comunes con el fin de adoptar procesos estándar.

En las ciudades colombianas existe, en general, un solo proveedor de semáforos y en los que hay varios proveedores, los equipos que ofrecen no se pueden interconectar, lo que genera problemas de precio para modernizar o ampliar la red.

Planeación Nacional aclaró que no tiene competencia para establecer definiciones acerca de protocolos y su función se limita a emitir recomendaciones que permitirán minimizar los impactos a nivel técnico y financiero que pueda tener para cada ciudad que, en cualquier caso, podrá desarrollar sus procesos licitatorios esperando el máximo grado de eficiencia y transparencia.

“La recomendación del DNP se refiere, única y exclusivamente, a la adopción de un protocolo estándar abierto, con soporte institucional, orientado a procesos ITS, con pluralidad de fabricantes y de países oferentes, interoperabilidad de los sistemas de gestión y control del tránsito”, reiteró el funcionario.

Actualmente, en el mercado se encuentran protocolos con diferentes soluciones de semaforización. La principal diferencia tiene que ver con el respaldo institucional. Mientras el protocolo OCIT tiene origen en el desarrollo de compañías privadas que mantienen los derechos de autor para su utilización, los protocolos Ntcip y el Utmc están respaldados por instituciones públicas y privadas de los Estados Unidos e Inglaterra.

De los tres, el Ntcip y el Ocit son utilizados por diferentes compañías de diferentes países. El protocolo Ocit ha tenido un gran avance en Europa Central pero España, Francia e Inglaterra no lo han adoptado. El Utmc es usado principalmente en los países de la Gran Bretaña y el Ntcip tiene como base Estados Unidos y Canadá, y además tiene proveedores de Europa que lo han adoptado. En Asia y América del Sur algunos países también lo utilizan.

Finalmente el protocolo NTCIP es el único que se ha conformado como plataforma ITS, es decir, que amplió su espacio de aplicación a soluciones generales de transporte.

Más allá de los elementos técnicos, el objeto final es desarrollar sistemas que permitan facilitar la movilidad en las ciudades con sistemas de soporte adecuadamente comprobados, diversidad de soluciones que no impliquen tecnología propietaria y que propendan por el servicio al Estado, menores costos y pluralidad de oferentes.

Cada ciudad tiene la autonomía para establecer los criterios de selección que permitan adquirir y adoptar la mejor solución de tránsito; los requisitos tecnológicos deben ser el fruto de estudios rigurosos que adelante cada organismo y el protocolo garantizará una adecuada comunicación entre esos equipos para satisfacer las necesidades particulares de cada ciudad.

La solución planteada corresponde al sistema de semaforización de las ciudades, que responda eficientemente al tráfico e implica que cada ciudad o sector del área urbana no necesitará los últimos semáforos y por lo tanto los más costosos, sino una solución que se adapte a sus necesidades.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?