| 3/9/2007 12:00:00 AM

Reciben a Bush con protesta en Brasil y la policía interviene

En Sao Paulo, funcionarios dispararon gas lacrimógeno contra manifestantes y los golpearon con bastones luego que más de 6.000 personas se congregaran para una marcha pacífica a través del centro financiero de la mayor ciudad de Sudamérica, enviando a cientos de manifestantes huyendo y protegiéndose en negocios para evitar el caos.

Sao Paulo.- La policía se enfrentó el jueves con estudiantes, ambientalistas e izquierdistas, quienes protestaban por la visita del presidente de Estados Unidos George W. Bush y su impulso para una alianza del etanol con la nación más grande de Latinoamérica.

Durante la manifestación estudiantes lanzaron rocas y explosivos caseros llamados "bombas de papa" contra fuerzas antimotines en un campus universitario en la capital colombiana de Bogotá, donde está previsto que Bush haga una visita el domingo como parte de su gira de cinco naciones por Latinoamérica.

Las autoridades no informaron de inmediato de lesiones, pero los medios brasileños informaron de al menos seis personas lesionadas y los fotógrafos tomaron fotos de heridos siendo transportados.

Los manifestantes mencionaron que los enfrentamientos comenzaron cuando algunos manifestantes radicales provocaron a los agentes antimotines arrojándoles palos, pero afirmaron que la policía reaccionó con demasiada fuerza. Un agente de policía que prefirió no dar su nombre según es política del departamento, confirmó que los extremistas aparecieron para causar las confrontaciones.

Luego del choque, la protesta continuó pacíficamente pero con mucha menos gente. Los manifestantes ondeaban banderas comunistas y críticas contra Bush, la guerra en Irak y la propuesta de etanol. Casi todos se habían marchado antes del ocaso.

Los organizadores de las protestas esperaban que cerca de 15.000 personas marcharan a lo largo de tres kilómetros por el corazón financiero de la ciudad más grande de América del Sur, horas antes de la llegada del mandatario estadounidense a Sao Paulo.

Los sectores que planearon la marcha denunciaron que un pacto de etanol podría esclavizar a los brasileños más pobres y enriquecer a inversores extranjeros. La coalición de manifestantes incluía a personas afiliadas a los gremios y extremistas del Partido de los Trabajadores que apoyó al presidente Luiz Inacio Luiz da Silva en la campaña del 2002.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?