| 12/23/2008 12:00:00 AM

Rechazan pedido de Chávez sobre centro comercial

Caracas.- Una descomunal edificación que se está construyendo en el centro de Caracas capturó la atención del presidente Hugo Chávez, quien al pasar por allí recientemente decidió detener la obra y someterla a revisión para una posible expropiación.

Una exhortación que hizo Chávez en la víspera para detener la obra fue rechazada el lunes por el dirigente de la cámara de comerciantes de la capital, Víctor Maldonado, quien consideró el anuncio como una "arbitrariedad" que atenta contra el derecho a la propiedad.

Maldonado dijo a la televisora local Globovisión que las declaraciones en la víspera por Chávez deja al descubierto la "fragilidad del Estado de derecho", y revela el "peligro en que se encuentran los derechos y garantías ciudadanas, entre los cuales está el derecho de la propiedad".

Chávez exhortó el domingo al alcalde oficialista de Caracas, Jorge Rodríguez, a revisar los efectos colaterales que traerá la puesta en marcha del centro comercial El Sambil.

"Pare eso señor alcalde y vamos a revisar todo eso. Y vamos a expropiar eso y a convertirlo en una clínica...en una escuela, en una universidad", expresó Chávez durante su programa dominical al fustigar la obra que se viene levantando desde hace varios meses en el centro de Caracas.

Al ser preguntado sobre el destino que tendrá el proyecto del centro comercial, Rodríguez dijo el lunes que consultará a las comunidades del centro de Caracas para decidir el "uso más adecuado que se le puede dar a esa edificación".

"La solución que consigamos tiene que ser una solución que garantice no se vaya a congestionar esa zona de Caracas", acotó.

Rodríguez declaró a la prensa que se reunirá con los encargados de la construcción en respeto al ordenamiento legal y el derecho a la propiedad. "Nosotros si respetamos la propiedad", agregó.

Maldonado indicó que la suspensión de las obras de El Sambil constituye un "sablazo" a una de las inversiones más importantes que se ha hecho en Caracas en los últimos años.

Informó que cerca de 3.000 empleos directos y otros indirectos quedaron en riesgo por la decisión del mandatario.

"El que haya una posibilidad de que un gobernante con tanto poder como para decidir cualquier día sobre una inversión de tres años y de bastante envergadura, lo único que implica es la arbitrariedad y el desbalance de poderes", agregó.

La colosal edificación de ladrillos ocuparía toda una manzana y tendría una capacidad estimada para unas 273 tiendas, según la página de internet de El Sambil.

La Constructora Sambil, empresa encargada del levantamiento de la obra, no ofreció comentarios sobre la medida debido a que fue cerrada por vacaciones y sus teléfonos no los atienden.

El grupo Sambil opera otros grandes centros comerciales en la capital y varias ciudades del interior del país.

El arquitecto venezolano Gaspar Arancibia dijo que coincidía con Chávez en cuanto a que ese edificio estaba mal concebido debido a que no hay calles adecuadas en la zona para nivel de tráfico que podría generar el centro comercial, pero sostuvo que es "muy tarde" para detener la obra.

"El presidente no puede tomar decisiones de ese tipo. Ellas tienen que ser hechas por los gobiernos municipales...porque si todo depende del presidente, nosotros necesitaríamos contar con un número similar de presidentes para resolver muchos de nuestros problemas locales ", añadió.

Arancibia expresó que el cambio de la obra para levantar un hospital o una universidad significará un "gasto enorme".

Varios centros comerciales se han construido en diferentes zonas de Venezuela en los años recientes.

En los últimos dos años Chávez ha nacionalizado la mayor telefónica y siderúrgica del país, el sector eléctrico, los proyectos petroleros de la Faja del Orinoco, y las empresas cementeras, como parte de un plan para establecer en el país el modelo socialista.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?