| 5/13/2010 1:20:00 PM

Rafael Correa desmiente estar contra propiedad privada

El presidente Rafael Correa desmintió estar en contra de la propiedad privada y en alusión al número de habitantes de Ecuador apuntó que "ojalá logremos tener un país con 13 millones de empresarios", informó el jueves el periódico oficial El Ciudadano.

Quito  — "Jamás hemos dicho que estamos en contra en la propiedad privada, pero lo que queremos es democratizar esa propiedad privada. Hoy ¿cuántas familias en el Ecuador poseen empresas?, menos del dos por ciento. Democraticemos la propiedad y veremos como todos empujaremos hacia un mismo rumbo", dijo Correa en un acto público el miércoles en la noche, según el diario.

"Ojalá logremos tener un país con 13 millones de empresarios", aseveró.

Correa, que se define como un cristiano de izquierda y seguidor del socialismo del siglo 21, llegó al poder en enero del 2007 por un periodo de cuatro años, y luego, en elecciones adelantadas, obtuvo un triunfo electoral que extendió su mandato hasta el 2013.

"Necesitamos de empresarios éticos que mantengan esos cuatro principios que siempre hablamos: ética con sus trabajadores, con sus consumidores, con la sociedad y el estado y con el ambiente", requirió en un discurso pronunciado en la presentación de la Agenda para la Transformación Productiva.

El presidente ecuatoriano a menudo ha realizado duras críticas a empresarios y banqueros a quienes acusa de beneficiarse personalmente y no ayudar al desarrollo del país.

Reconoció que el estado no puede invertir en grandes obras de infraestructura como la nueva refinería del Pacífico "por lo que se tendrá que recurrir a capitales privados".

Añadió que Ecuador no será competitivo "si no garantizamos nuestras fuentes de energía, tenemos US$6.000 millones en planes, en inversiones solo en hidroeléctricas".

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?