| 12/15/2007 12:00:00 AM

¿Quien gana con el TLC, Perú o EEUU?

El presidente Alan García ha dicho que el acuerdo sentará las bases de un "futuro de estabilidad" en Perú que será bueno para generar desarrollo sostenible con inversiones y hasta un 1 millón de empleos en el corto plazo.

Lima.- Perú y Estados Unidos han entrado en el periodo de implementación de su tratado bilateral de libre comercio (TLC). ¿Quién gana y quien pierde?

"El TLC es peor que el matrimonio: con el TLC firmado, no hay divorcio", dijo a la AP Luis Zúñiga, presidente de Conveagro, una organización sindical que representa a cerca de 2 millones de agricultores, y que tiene serias dudas sobre el futuro de esa área con el acuerdo.

El periodo de implementación fue iniciado el viernes en Washington por García y su colega George W. Bush. García ha adelantado que le gustaría que durase unos seis meses más ya que llegar a este punto le tomó 43 meses desde que se inició la negociación en mayo de 2004. Si bien el gobernante peruano ha sido un entusiasta del acuerdo, también ha admitido que no todos los peruanos se beneficiarán de igual manera.

Al iniciar sus actividades en Washington, García ha dicho que consideraba todavía como "una vergüenza" que en este momento de su historia Perú todavía tenga 2,5 millones de personas adultas analfabetas y que el agua potable era prácticamente un lujo en gran parte del país. Al igual que en Colombia y Panamá, que negociaron acuerdos similares y esperan su ratificación, los más preocupados son los campesinos. En Perú temen un alud de importaciones baratas y subsidiadas, sobre todo de maíz, trigo y algodón, que desplazarán a los productores nacionales.

Perú está ofreciendo a los productores de esos productos una asistencia de unos 37 millones de dólares, una cifra insignificante comparado con los subsidios estadounidenses que en 2005 fueron en total de 13.125 millones por tres años, y que el Congreso está debatiendo actualmente su extensión trienal.

Organizaciones humanitarias como Oxfam estiman una pérdida de al menos 100 millones de dólares para la agricultura peruana en los años iniciales del acuerdo, como la que sufriera México luego de poner en vigencia en 1994 el tratado de libre comercio para Norteamérica (TLCAN). "Si bien (el TLCAN) ha beneficiado a otros sectores productivos (como el exportador), ha sido el golpe mortal para la agricultura nacional", dijo a la AP la Confederación Nacional Campesina (CNC), de México, una organización sindical allegada al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Los críticos de TLC peruano sostienen que el 97% de las exportaciones peruanas ya ingresan al mercado estadounidense libres de impuestos por ser el país desde comienzos de los 90 un beneficiario de las preferencias comerciales arancelarias andinas, que también alcanzan a Ecuador, Bolivia y Colombia.

El gobierno ha alegado que esas preferencias no eran permanentes y requieren de arduas negociaciones en Washington para prorrogarlas, lo que no ocurrirá cuando el TLC esté en vigencia. También los opositores afirman que Perú, aun cuando es una economía mediana en América Latina su producto bruto interno, de unos 90.000 millones de dólares, era comparativamente apenas equivalente al del estado de Arkansas, uno de los más pequeños de la Unión estadounidense.

En el primer día efectivo de vigencia del TLC, más del 80% de los productos estadounidenses ingresarán sin aranceles a Perú. Lo demás se liberará en 17 años. Perú aceptó también la entrada de patentes, lo que elevará el precio de las medicinas, otro punto alertado por detractores de la firma del acuerdo. "El TLC sólo va a hacer más ricos a los ricos", dijo recientemente el nacionalista Ollanta Humala, ex candidato presidencial en el 2006, radical opositor al acuerdo con Estados Unidos, y aliado del presidente venezolano Hugo Chávez.

Al defender el lado positivo, el estado peruano ha reiterado que las exportaciones de oro, textiles y productos no tradicionales como espárragos o mangos surgirán en el nuevo mercado. "Los que se oponen al acuerdo ignoran el hecho de que el libre acceso al mercado de Estados Unidos beneficiará al pueblo peruano", dijo Gretchen Hamel, vocera de la oficina de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, en inglés).

El acuerdo con Perú le siguió al firmado en 2004 con Chile y 2005 el de Centroamérica y República Dominicana (CAFTA-RD). Es, sin embargo, el primero ratificado por los legisladores demócratas desde que ganaron la mayoría en el Congreso en 2006.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?