| 6/18/2010 4:00:00 PM

Que los equipos de fútbol sean sociedades anónimas los beneficia dice Dimayor

La aprobación de un proyecto de ley que transforma los 36 equipos profesionales de fútbol en sociedades anónimas es un proceso empresarial que Colombia necesita, señaló el presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano, Dimayor, Ramón Jesurún.

Bogotá, - La iniciativa, que solo está a la espera de la sanción presidencial, transforma los clubes deportivos en Sociedades Anónimas, impone estrictos controles para evitar el ingreso de dineros de dudosa procedencia y permite la venta de acciones en el mercado de valores.

"Creo que este proyecto de ley es un proceso empresarial que el fútbol colombiano necesita urgentemente. Es imperativo que se cambie la estructura societaria con que han venido operando los clubes que los hace hoy absolutamente inoperantes", señaló Jesurún a medios de prensa locales.

El dirigente deportivo dijo además que todos los equipos de las divisiones A y B están dispuestos a asumir los cambios, pues tienen un año, según la norma, para hacer la conversión.

El proyecto de ley les permitirá a los clubes ofrecer sus acciones en el mercado de valores y los obliga a atender las solicitudes de la Superintendencia de Sociedades sobre la procedencia de los capitales invertidos, bien sean de personas naturales o jurídicas.

Hasta el momento, América y Millonarios son los primeros equipos profesionales que han anunciado oficialmente su intención de convertirse en sociedades anónimas, llevados por la crisis económica que han venido atravesando.

Boyacá Chicó es el único equipo colombiano que se creó como sociedad anónima, hace ocho años.

Colombia espera seguir de esta manera el ejemplo de países como España, Inglaterra, Argentina, Alemania y Chile, entre otros, en los que ya existe este modelo.

(EFE).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?