| 12/2/2010 10:00:00 AM

Qantas se querellará contra Rolls-Royce si fallan las negociaciones

La aerolínea australiana Qantas inició hoy los trámites para querellarse con el fabricante Rolls-Royce por el fallo en varios de los motores de sus aviones Airbus A380 si fracasan las negociaciones que ambas partes mantienen.

Sidney.- Los abogados de la compañía aérea, que ha tenido en tierra durante varias semanas a sus aviones A380 después de que uno de los aparatos tuviese que efectuar un aterrizaje forzoso en Singapur en noviembre, consiguió de un tribunal federal un mandamiento con el que se garantiza sus posibilidades para una futura batalla legal.

"La acción que hemos tomado hoy permite a Qantas tener abiertas todas las opciones para que la compañía recupere las pérdidas sufridas como resultado de tener que mantener en tierra su flota de A380 y de las restricciones impuestas a los servicios del A380", señaló Qantas a través de un comunicado.

El Departamento de Seguridad en el Transporte Aéreo de Australia (ATSB) hizo hoy públicas sus primeras conclusiones sobre la avería que obligó a realizar un aterrizaje forzoso en Singapur y señaló que el motor afectado presenta un "grave defecto de seguridad" que podría llevar a un "fallo catastrófico".

Según la investigación, una pieza mal diseñada erosionó y rompió un conducto de aceite y al filtrarse el líquido se produjo una explosión en uno de los cuatro motores del A380 de Qantas, el 4 de noviembre, cuando el avión transportaba a 466 personas.

La decisión de ATSB culpa al fabricante británico por un fallo de diseño y exonera de responsabilidad a Airbus en lo sucedido con el avión de Qantas después de despegar de Singapur.

Rolls-Royce ha abierto su propia investigación sobre sus propulsores Trent 900, un motor que utilizan los A380 que operan Qantas, Lufthansa y Singapore Airlines.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?