| 7/8/2008 12:00:00 AM

Pugna entre cervecerías se vuelve más agria por Cuba

Washington.- El Departamento de Estado insinuó el martes que si InBev compra Anheuser-Busch Cos. Inc. _la cervecería más importante de Estados Unidos_ tendría dificultades para operar en el país debido a que la empresa belga hace negocios con Cuba.

"Cualquier persona o entidad estadounidense que se involucre con una empresa que haga negocios con el gobierno cubano tendría que tener una licencia para hacer lo mismo en Estados Unidos", dijo el portavoz interino Gonzalo Gallegos.

Indicó que no deseaba entrar en detalles sobre la oferta no solicitada de 46.000 millones que le hizo InBev a Anheuser-Busch Cos. debido a que el trato no está todavía hecho y "no tengo información en términos de la estructura de la oferta o los participantes".

Anheuser-Busch Cos. informó por su parte que estaba llevando a la empresa belga a un proceso federal para que se le prohiba seguir con su oferta e intención de desorientar a los accionistas.

Según documentos judiciales, la empresa estadounidense con sede en San Luis, Misurí, considera "ilegal" la maniobra de InBev.

Anheuser-Busch dijo que InBev ocultó el hecho de que hacía negocios con Cuba, lo cual podría complicar los esfuerzos de operar en Estados Unidos. Anheuser-Busch se ha convertido en Estados Unidos en una suerte de empresa emblemática de la cerveza con la producción de, entre otras, Budweiser y Bud Light.

InBev, productora de Stella Artois y Beck's, presentó una moción el lunes en la cual pide a los accionistas de Anheuser-Busch destituir a la junta de directores de la empresa y reemplazarlos con miembros que aprobarían la transacción.

El juicio iniciado por Anheuser-Busch pide a un juez federal bloquear cualquier pedido adicional que pudiera formular InBev a los accionistas.

 

 

AP

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?