| 9/16/2011 1:20:00 PM

Prolongado conflicto educacional chileno en punto muerto

El conflicto que desde hace más de tres meses tiene alterada la educación universitaria y secundaria de Chile entró en un punto muerto por la negativa oficial a acceder a las exigencias estudiantiles, aunque el ministro de Educación aseguró que el gobierno no apuesta a debilitar el movimiento para resolver el litigio.

El titular de Educación, Felipe Bulnes, rechazó dos de las cuatro exigencias estudiantiles para sentarse a una mesa de diálogo que hace dos semanas habían acordado con el presidente Sebastián Piñera.

Los dirigentes estudiantiles reaccionaron de inmediato convocando a un nuevo paro nacional para la semana entrante. Los estudiantes, respaldados por otros sectores, han realizado desde junio multitudinarias manifestaciones callejeras, las mayores desde que se restableció la democracia en 1990.

A Piñera el conflicto le ha costado una fuerte baja en su popularidad, que según una última encuesta divulgada la semana pasada alcanza sólo el 27%.

La tesis de que el gobierno se está jugando por el debilitamiento del movimiento estudiantil respaldado por el Colegio de Profesores en demanda de profundas reformas a la educación chilena, es compartida por muchos analistas y opositores al gobierno derechista.

"Nosotros hemos estado buscando diálogo con los distintos actores estudiantiles, sean secundarios o universitarios, todo el tiempo y mucho más allá de las instancias públicas. Nuestra apuesta no es el debilitamiento del movimiento", dijo Bulnes la mañana del viernes en declaraciones a radio Cooperativa.

Sin embargo, apuntó a los sectores menos radicales del movimiento estudiantil para que presionen por un acuerdo y un entendimiento con el gobierno.

Bulnes instó a que "los sectores más flexibles, que están más preocupados de los costos que está significando para las propias instituciones y para los propios estudiantes, finalmente ejerzan un liderazgo y se impongan". Agregó que han prevalecido los sectores "más intransigentes" y que resulta muy difícil conversar con ellos.

Además de las masivas protestas, un par de decenas de estudiantes y padres de alumnos participan en huelgas de hambre, que en un colegio capitalino supera ya los 50 días.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?