| 6/26/2007 12:00:00 AM

Programas radiales conservadores afectan debate de inmigración

La presencia del tema migratorio es particularmente intensa en los programas de tono conservador. El conductor de uno de esos programas redactó incluso una enmienda al proyecto de ley en manos del Senado.

WASHINGTON_ La inmigración ha desplazado a Irak como el tema más importante en los programas de radio y televisión con participación del público, que pide con frecuencia una política dura hacia los indocumentados.

Numerosos conductores de programas radiales conservadores dicen desde hace meses que el proyecto concedería una amnistía a los indocumentados. Y los legisladores prestan atención a lo que dicen esos programas.

El senador Jon Kyl, conservador que desempeña un papel clave en las negociaciones del Senado, dijo que Hugh Hewitt, presentador de un programa en California, "tenía varias ideas" que "estamos tratando de incluir" entre las enmiendas a ser presentadas.

Hewitt, un conservador que ha criticado varios aspectos del proyecto, invitó a Kyl a su programa a mediados de junio y le preguntó: ¿El proyecto estipula un trato distinto a los extranjeros de países que plantean inquietudes especiales?"

Kyl respondió: "Lo va a hacer, como resultado de sus gestiones conmigo".

El legislador dijo que las personas procedentes de países que según el gobierno de Estados Unidos promueven el terrorismo serán sometidos a controles especiales.

Otras personas que están a favor del proyecto se las vieron en figurillas cuando defendieron la iniciativa en algunos de estos programas.

El senador republicano Trent Lott dijo que "los programas radiales están dirigiendo el país". Y sostuvo que algunos de los comentaristas radiales que critican el proyecto no conocen realmente su contenido.

Ese comentario enfureció a varios presentadores conservadores, que en el pasado han apoyado a Lott.

A Lott "le molesta que los estadounidenses se involucren en la conversación acerca del problema de los indocumentados; las cosas no le están saliendo demasiado bien a las fuerzas a favor de la amnistía", afirmó en su portal de internet Neal Boortz, conductor de un programa radial en Atlanta.

"Si Trent Lott y sus compinches no escuchan lo que dice la gente, ¿a quién están escuchando? La respuesta es a su bolsillo o su legado", agregó.

El conductor radial conservador más famoso, Rush Limbaugh, preguntó a su audiencia: "¿Qué vamos a hacer con el senador de Misisipí Trent Lott?".

El trato recibido por Lott contrastó con el que se le dispensó a Kyl. En un artículo publicado en su portal, Hewitt describió a Kyl como "probablemente el conservador más efectivo y de principios más sólidos en el Senado de los Estados Unidos".

El proyecto que baraja el Senado reforzaría la vigilancia de las fronteras y de las empresas, para asegurarse de que no contraten a indocumentados. Crearía un programa de trabajadores temporales y posibilitaría la regularización de su situación legal a muchos de los 12 millones de indocumentados que se cree hay en el país.

Si la iniciativa no prospera, será probablemente resultado en parte de las críticas de los comentaristas de radio y televisión conservadores, según políticos y académicos.

"Los conductores de radio y televisión son más efectivos cuando hay una ley que está siendo debatida", expresó Kathleen Hall Jamieson, profesora de la Universidad de Pensilvania especializada en el manejo de la política por parte de los medios de prensa. "Es un caso clásico de actores sociales movilizándose, que seguramente surtirá efecto".

El senador republicano Jeff Sessions, quien se opone al proyecto, dice que "los programas radiales de opinión han tenido una enorme influencia en este tema".

Sessions, quien es invitado con frecuencia a estos programas de opinión, señala que "la gente aprende más de esos programas que de lo que lee en los diarios".

Michael Harrison, editor de la revista Talkers, especializada en los programas de opinión, dijo que la inmigración desplazó a Irak del tope de la lista de temas más discutidos. Añadió que muchos conductores conservadores muestran más lealtad a la causa anti-amnistía que al Partido Republicano.

"Creo que se puede decir que los programas radiales de opinión salvaron al pueblo estadounidense del proyecto de reforma migratoria de George Bush", expresó Harrison, quien dice no estar afiliado a partido alguno.

Algunos republicanos que anunciaron hace poco su oposición al proyecto dicen que una de las principales razones fue la opinión de la gente. Al mismo tiempo, admiten que en algunos estados hay una actitud abiertamente hostil hacia la reforma.

"Neal Boortz nos dio bastante duro", señaló Lindsay Mabry, portavoz del senador republicano Saxby Chambliss. Agregó que Chambliss consultó con Boortz sobre el tema de inmigración a pesar de que no había sido invitado a su programa.

 
AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?