| 4/22/2007 12:00:00 AM

Productores chinos muestran vehículos alternativos en Shanghai

Beijing ha dejado bien claro que producir automóviles de menos emisiones es una prioridad oficial, en un plan de desarrollo tecnológico dado a conocer en febrero del 2006.

SHANGHAI, China_ Un auto funciona con gas natural. El otro usa etanol destilado de maíz. El tercero tiene un motor eléctrico alimentado por una batería de hidrógeno.

Esos vehículos alternativos y ecológicos no fueron creados por una gran consorcio internacional, sino por las pequeñas, pero ambiciosas, compañías automovilísticas chinas, que los mostraron el domingo junto a sedanes y vehículos utilitarios al inicio de la Feria de Autos en Shanghai.

En un momento en el que aún tratan de establecerse en los mercados internacionales, los fabricantes chinos de automóviles están invirtiendo en tecnología vanguardista en un esfuerzo por ganar posiciones en el futuro cercano del sector.

"Esta es la marea del industria. Si uno no va con la marea, la industria le rebasa", dijo Qin Lihong, vicepresidente del mayor fabricante de automóviles en China, Chery Auto C0., en una entrevista antes de la inauguración de la feria.

Los líderes comunistas del país están alentando el desarrollo de esos autos como parte de sus esfuerzos por reducir la contaminación y la creciente dependencia en las importaciones de petróleo, y para hacer de China un creador de tecnologías rentables.

Los productores locales están recibiendo ayuda de compañías extranjeras en empresas conjuntas y de alianzas de investigación con universidades locales y laboratorios gubernamentales.

La campaña ejemplifica una de las estrategias de Beijing en el desarrollo de tecnología: Escoger áreas donde no existe una competencia firmemente establecida para que China pueda conseguir avances sin demasiados costos.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?