| 12/26/2008 12:00:00 AM

Producción industrial japonesa en mínimo por crisis

TOKIO  - La producción industrial de Japón registró una caída récord en noviembre, ya que las empresas redujeron a la mitad sus líneas de manufactura ante un súbito descenso en la demanda global, lo que reavivó los temores a que la segunda economía global enfrente una prolongada recesión.

La inflación de precio al consumidor subyacente se desaceleró bruscamente por la caída en los precios del petróleo, elevando los fantasmas de un retorno de la deflación y abriendo la opinión de que el Banco de Japón podría ser obligado a adoptar nuevas medidas para ayudar a las finanzas corporativas, con poco espacio para bajar las tasas de interés, que ya están cerca de cero.

Con gran parte del mundo desarrollado en recesión y las economías emergentes perdiendo terreno rápidamente, muchos economistas piensan que la economía japonesa, orientada a las exportaciones, podría caminar hacia una de las peores contracciones de la historia este trimestre y el próximo.

"La producción está cayendo por el precipicio", comentó Naoki Iizuka, economista senior de Mizuho Securities.

"La economía japonesa es improbable que toque fondo hasta octubre-diciembre del próximo año, mientras que la producción se espera que se mantenga muy débil hasta entonces", agregó.

La producción industrial cayó un 8,1 por ciento en noviembre respecto al mes anterior, con lo que registró su peor caída y superó la mediana de los pronósticos del mercado de un 6,8 por ciento de baja.

El panorama es también sombrío.

La producción manufacturera, el principal componente de la producción, se espera que caiga un 8 por ciento en diciembre y un 2,1 por ciento en enero, según datos del Ministerio de Economía, Comercio e Industria.

Eso significa que la producción industrial podría marcar su caída trimestral más importante en los tres meses a diciembre, después de tres trimestres consecutivos de bajas. METI redujo su pronóstico de producción industrial, debido a que estaba cayendo rápidamente.

El yen, los futuros de bonos gubernamentales japoneses y los precios de las acciones operaban con leves cambios en una sesión con pocas operaciones, donde muchos actores extranjeros estaban fuera por un festivo.

Un desplome en la demanda global y la reciente alza del yen han remecido las exportaciones niponas, obligando a Toyota Motor Corp, la automotriz más rentable del mundo hasta hace poco, a prever su primera pérdida operacional consolidada.

La inflación subyacente de precios al consumidor medida a tasa anual bajó a un 1 por ciento en noviembre, desde un 1,9 por ciento en octubre, debido a las bajas en los precios del petróleo y ampliamente en línea con la mediana de previsiones del mercado de 1,1 por ciento.

La rápida desaceleración inflacionaria reafirmó la visión de que Japón podría retornar finalmente a la deflación, quizás a mediados del próximo año.

"A la luz de los crecientes temores a la deflación en la economía global, el Banco de Japón podría pronto ser presionado a implementar medidas que podrían ser definidas como de alivio cuantitativo", dijo Takeshi Minami, economista jefe de Norinchukin Research Institute.


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?