| 11/2/2011 7:30:00 AM

Proceso de Kimberley confirma que autoriza la venta de diamantes de Zimbabue

Según informó hoy la web del diario oficial "The Herald", ese regulador alcanzó este martes ese acuerdo durante su reunión plenaria celebrada en Kinshasa.

El Proceso de Kimberley (KP), organismo patrocinado por la ONU para impedir el comercio de los llamados "diamantes de sangre", ha confirmado su autorización para la exportación de ese mineral de las polémicas minas de Zimbabue.

Así, las dos principales empresas mineras que operan en los yacimientos de Marange (este de Zimbabue), Mbada Diamonds y Marange Resources, podrán exportar diamantes.

Además, Anjin, una empresa de riesgo compartido de un inversor chino y el Ejército zimbabuense, también podrá vender sus diamantes.

La decisión es polémica porque Marange fue en 2008 el escenario de una dura represión militar contra los mineros que realizaban actividades ilegales, lo que causó la muerte de al menos 200 civiles, según la organización Human Right Watch (HRW).

El KP (sigla en inglés) dio luz verde a las exportaciones de forma provisional el pasado junio, pero esa decisión ha sido ahora ratificada al conseguirse el apoyo de los países occidentales, como Canadá, Noruega y Australia, así como de la Unión Europea (UE), que en un principio no estaba satisfechos con esa postura.

El acuerdo subraya asimismo que las minas deberán facilitar el acceso a los supervisores del KP que "verificarán" el cumplimiento de los "requerimientos mínimos".

Según el "Herald", Mbada Diamonds, Marange Resources y Anjin producirán al año diamantes por valor de US$3.000 millones.

Casualmente, las cinco compañías que operan en los campos de Marange guardan vínculos con colaboradores del presidente de Zimbabue Robert Mugabe, que gobernó el país en solitario de forma autoritaria desde la independencia del Reino Unido, en 1980, hasta la alianza con el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) en febrero 2009.

El llamado Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley (KPCS), integra a 70 países productores y grandes compañías comercializadoras de diamantes con el fin de certificar que las piedras preciosas que salen al mercado internacional no proceden ni se usan para financiar guerras, sublevaciones o acciones violentas.


EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?