| 3/7/2012 6:36:00 PM

Primera dama entrega el premio Cafam a la mujer

Aydee Liliana Meza fue la ganadora del Premio este año. “Se ha dedicado –con pasión y vocación– a trabajar por los niños discapacitados”, afirmó María Clemencia Rodriguez de Santos, quien entregó el premio.

Bogotá - "Todas conocen el significado de la palabra solidaridad y saben bien lo que es luchar contra la pobreza, la enfermedad, la ignorancia o el abandono que sufren sus semejantes", aseguró doña María Clemencia. 

Además, agradeció a Arcesio Guerrero, quien hace 25 años creó este galardón –que aún dirige– y destacó la labor de Aydee Liliana Meza, seleccionada como Mujer Cafam 2012.

"Aydee se ha dedicado –con pasión y vocación– a trabajar por los niños discapacitados, a los que rehabilita cognitiva y físicamente a través de la musicoterapia. Esta risaraldense ha entregado 22 años de su vida a la Fundación Nuez, una entidad que con el tiempo se ha convertido en el primer internado de Colombia para los niños con síndrome de Down, con retardo mental y con discapacidad física", dijo.

Y añadió que gracias a este Premio Cafam a la Mujer, el país ha “conocido historias sorprendentes, de personas que literalmente entregan su vida y que han hecho de los más necesitados, de los más desprotegidos, su razón de vivir".

La esposa del Presidente de la República concluyó su intervención con un mensaje a las 26 finalistas al Premio: "Ustedes han sabido aplicar a la perfección el mensaje de la Madre Teresa, quien decía: 'Debemos hacer las cosas ordinarias con un amor extraordinario’. Así, con un amor extraordinario, han logrado cambiar el mundo, nos ayudan a tener un mundo mejor, y esa es una tarea que merece nuestra gratitud por siempre".

SIG
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?