| 10/30/2005 12:00:00 AM

Presidente de la SAC y presidente Uribe debaten el TLC

Uribe parece estar decidido a cerrar las negociaciones en el mes de noviembre pese a los escasos avances en el tema agrícola.

Una fuerte discusión en torno al TLC que Colombia, junto a Perú y Ecuador, negocia con EE.UU. tuvieron ayer el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía y el presidente de la República, Álvaro Uribe.

Añadió que Colombia solo ha conseguido de manera efectiva el ingreso de mil toneladas de tabaco, mientras que se han ofrecido a EE.UU. US$450 millones en acceso inmediato. Insistió, además, en que no se han fijado los instrumentos para contrarrestar las ayudas internas (subsidios) de EE.UU. y cuestionó las concesiones que el país ha hecho en maíz, trigo y cebada.

El presidente Uribe se mostró en desacuerdo con los comentarios del presidente de la SAC, pero reconoció que en el tratado faltan temas importantes y destacó que si hay vacíos en la política agraria, el gobierno será el primer interesado en llenarlos con la ayuda de los agricultores.

El mandatario rechazó que el TLC sea un tratado de adhesión, posición en la que contó con el apoyo de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores). En este caso, Uribe afirmó que si se tratara de un contrato de adhesión hace rato que se hubiera firmado, sin desgastarse tanto en las negociaciones.

El presidente de la SAC concluyó que todavía hay tiempo para corregir las inequidades planteadas en la negociación y hacer un acuerdo favorable. Por su parte, el jefe de Estado pidió a los agricultores entender que las fechas para el cierre de negociaciones responden a distintos factores como el fin de las preferencias arancelarias del ATPDEA.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?