| 8/23/2006 12:00:00 AM

Presidente Petrobras: queremos negociar con Bolivia

Técnicos de Petrobras y la boliviana Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) han fracasado en conseguir un acuerdo para modificar los precios de venta del gas, en negociaciones iniciadas a raíz de la nacionalización de los hidrocarburos, decretada por el presidente boliviano Evo Morales el 1 de mayo.

Brasilia.- El presidente de la petrolera brasileña Petrobras, Sergio Gabrielli, afirmó el miércoles que desean negociar con Bolivia y que es posible encontrar una solución al impasse sobre los precios de compra venta del gas.

"Desde el punto de vista diplomático, la relación entre Brasil y Bolivia es la de países vecinos. No hay una guerra", afirmó Gabrielli citado por el servicio privado de noticias Agencia Estado.

Con Bolivia "queremos retomar las negociaciones porque es posible encontrar una solución negociada", añadió el ejecutivo desde la ciudad de Belo Horizonte, en el sureste brasileño, donde presentó en la jornada el plan de negocios de Petrobras para los años 2007-2011.

Gabrielli confirmó que participará el jueves en Brasilia en las conversaciones que mantenga el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, así como con el ministro de Minas y Energía, Silas Rondeau, y el canciller, Celso Amorím.

Gabrielli dijo que las partes tiene hasta noviembre para concluir esas negociaciones.

Bolivia exporta diariamente a Brasil unos 26 millones de metros cúbicos de gas, o la mitad del consumo doméstico brasileño, a un precio de cerca de 4 dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU).

El gobierno boliviano desea un precio base de 5 dólares por millón de BTU, precio que, por ejemplo, ya paga Argentina desde el 15 de julio y hasta fines de año.

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?