| 5/21/2008 12:00:00 AM

Presidente de Ecuador dice que marinos continuarán al frente de petrolera estatal

Quito.- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el miércoles que la estatal petrolera Petroecuador continuará bajo la gestión de militares, pese a la baja producción en los seis meses de administración castrense.

Correa cuestionó el lunes la operación de Petroecuador al mando del contraalmirante Fernando Zurita, por las bajas cifras de producción de crudo de los campos estatales, lo que obligó a revisar la meta de extracción para el 2008.

Zurita, un alto mando de la Marina ecuatoriana sin experiencia en el sector petrolero, presentó su dimisión un día después del llamado de atención de Correa. "La Marina va a continuar al mando de Petroecuador," dijo Correa a periodistas, al descartar que la estatal petrolera se encuentre en una crisis por la salida de Zurita.

El nuevo presidente de Petroecuador asumirá el jueves. Fuentes cercanas al directorio de la estatal dijeron a Reuters que el almirante Luis Jaramillo se desempeñaría en el cargo, tras ser elegido de una terna de marinos.

Jaramillo se desempeña actualmente como director de la Marina Mercante de Ecuador.

Los marinos asumieron la gestión de Petroecuador a inicios de diciembre del año pasado y desde la fecha no han podido aplicar un plan de perforación ni revertir la declinación natural de los campos para cumplir los objetivos fijados.
Petroecuador bajó la meta de producción a 172.000 barriles diarios (bpd) desde un rango previo de entre 180.000 y 190.000 bpd, en medio de críticas de varios sectores a la administración militar.

Correa entregó la dirección de Petroecuador a miembros de la Marina en un intento por mejorar la empresa, que en la última década afrontó una crisis operativa y administrativa.

Ecuador produce unos 500.000 bpd, incluida la producción de Petroecuador.


 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?