| 9/9/2008 12:00:00 AM

Presidente Colombia no descarta economía crezca debajo de 4%

Bogotá.-  El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, se mostró preocupado por la desaceleración de la economía y no descartó que registre una expansión por debajo del 4 por ciento este año.

El mandatario admitió su temor de que si no se introducen correctivos, el país incurra en "una desagradable sorpresa" no solo en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), sino en el frente laboral.

"No es descartable," dijo Uribe el lunes en la noche durante la rendición de cuentas del Ministerio de Hacienda al admitir la posibilidad de un crecimiento de la economía por debajo del 4 por ciento.

Pese a los comentarios de Uribe, el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, reiteró que se mantiene la meta de crecimiento de la economía de 5 por ciento para el 2008.

El PIB de Colombia se expandió en un 4,1 por ciento en el primer trimestre, frente al 9,1 por ciento que alcanzó en el mismo periodo del año pasado.

Uribe temió que la desaceleración de la economía tenga un impacto fuerte sobre el mercado laboral, luego de que el desempleo nacional subió en julio a un 12,1 por ciento, frente al 11,2 por ciento en el mismo mes del año pasado.

"Después de perder el ritmo en la dinámica de creación de empleo, usted puede entrar en una fase en la cual se destruye empleo y yo temo que estemos corriendo ese riesgo," declaró Uribe.

El mandatario reiteró su llamado al Banco Central para que reduzca su tasa de interés, que se ubica en un 10 por ciento, el mayor nivel desde septiembre del 2001.

La desaceleración de la economía se presenta en momentos de presiones inflacionarias, con un aumento en los precios al consumidor del 6,74 por ciento entre enero y agosto, muy por encima de la meta establecida por el Banco Central para el 2008, de entre 3,5 y 4,5 por ciento.

 

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?