| 3/18/2009 12:00:00 AM

Presidente de AIG defiende remuneraciones ante el Congreso

WASHINGTON— Edward M. Liddy, presidente y director general de American International Group Inc. desde hace unos seis meses, se ha convertido en el renuente defensor de las abultadas bonificaciones que tanto disgustan al Congreso y millones de estadounidenses.

La gigantesca aseguradora AIG, que recibió US$170.000 millones en fondos de ayuda del gobierno, pagará más de US$200 millones en bonificaciones a sus directivos para evitar que renuncien. El miércoles, Liddy comparecía ante el Congreso para escuchar las críticas.

Los llamados pagos de retención —que van desde US$1.000 dólares a US$6.5 millones— no fueron idea suya. Liddy no recibirá una bonificación. Los acuerdos son de principios del año pasado, mucho antes que el entonces secretario del Tesoro Henry Paulson pidiera a Liddy que se hiciera cargo de la compañía.

"No me gustan estas disposiciones y me resulta repugnante y difícil recomendarle que las apliquemos", escribió Liddy al actual titular del Tesoro, Timothy Geithner, el fin de semana pasado.

Pero los pagos se efectuaron. El Congreso, indignado, quiere que se devuelva el dinero. Y Liddy, quien ya estaba convocado para declarar sobre AIG antes de conocerse la historia de las bonificaciones, es un blanco oportuno.

El fin de semana pasado, AIG reveló que había usado más de US$90.000 millones en fondos federales para pagar a bancos extranjeros y nacionales, entre estos últimos algunos que ya habían recibidio rescates multimillonarios. AIG es el mayor beneficiario individual de ayuda del gobierno. Sus transacciones financieras eran tan complejas y entrelazadas, que su quiebra se consideraba imposible.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?