| 9/13/2011 11:40:00 AM

Presentan demanda contra el Vaticano ante CPI por abusos sexuales

Una organización de apoyo a víctimas de abusos sexuales de sacerdotes denunció al Vaticano ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) por cargos de lesa humanidad.

La Red de Supervivientes de Personas Abusadas por Sacerdotes (SNAP) presentó la demanda al considerar que funcionarios del Vaticano participaron en el "encubrimiento generalizado y sistemático de violaciones y crímenes sexuales" contra niños en todo el mundo. 

SNAP, una entidad creada hace 23 años en EEUU y con casi 10.000 miembros, señala que las propias autoridades eclesiásticas de ese país han reconocido que casi 6.000 sacerdotes han sido acusados públicamente de abusar sexualmente de niños durante las últimas décadas, y que se calcula que ha habido 100.000 víctimas menores de edad solo en Estados Unidos.

"Los crímenes cometidos contra decenas de millares de víctimas, la mayoría de ellas niños, siguen siendo ocultados por funcionarios del más alto nivel en el Vaticano", señaló la abogada Pamela Spees, del Centro de Derechos Constitucionales (CCR, una ONG jurídica estadounidense).

Spees dijo que a los responsables "se les ha de enjuiciar de la misma manera como se hace con cualquier otro funcionario culpable de crímenes de lesa humanidad". 

Según la organización de víctimas, la jurisdicción de la CPI establece la violación, la agresión sexual violenta y la tortura como crímenes de lesa humanidad.

Por ello, pide que se investigue al Vaticano por la presunta responsabilidad individual de algunos de sus funcionarios que tenían a su cargo a los autores directos de los delitos sexuales.

Sería "la primera vez que un tribunal internacional declara su jurisdicción sobre el Vaticano por delitos cometidos por sus representantes en todo el mundo", indica la organización. 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?