| 5/19/2011 10:00:00 AM

Precios de la gasolina reducen la demanda de vehículos en EE.UU

La firma J.D. Power advirtió de que las ventas de automóviles en mayo en Estados Unidos están cayendo a consecuencia de los elevados precios de la gasolina y la reducción de los incentivos de compra por parte de los fabricantes.

Washington - J.D. Power, que sigue las transacciones en tiempo real de unos 8.900 concesionarios de todo el país, dijo que las ventas a particulares se podrían situar en torno a los 854.000 vehículos, en mayo, por debajo de las cifras de abril de 2011 cuando se vendieron 935.664 vehículos.

El director ejecutivo para Previsiones Globales de J.D. Power, Jeff Schuster, afirmó a través de un comunicado que "las ventas a particulares en mayo se están viendo afectadas por algunas variables negativas, concretamente los elevados precios de la gasolina, menores niveles de incentivos y escasez de los inventarios".

Los precios de la gasolina en Estados Unidos se han situado en las últimas semanas en torno a los US$4 por galón, unos US$1,05 por litro, cifra cercana a los números récord alcanzados en 2008.

Además, el terremoto y "tsunami" de Japón han provocado que los fabricantes de automóviles reduzcan sus niveles de producción ante la escasez de componentes, lo que se traduce en una menor oferta de productos.

Los analistas calculan que tras el desastre en Japón, a corto plazo, unos 400.000 vehículos dejarán de ser producidos en Norteamérica.

La firma J.D. Power también dijo que anticipa que la ralentización del ritmo de ventas se mantenga durante los próximos meses por lo que redujo ligeramente sus previsiones de ventas de vehículos a particulares para el año, de 10,7 millones de unidades a 10,6 millones.

 

 

efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?