| 8/14/2009 12:00:00 AM

Precios al consumidor en EE.UU. sin variantes en julio

Los precios al consumidor no tuvieron variantes en julio debido al retroceso de los costos energéticos, informó el viernes el gobierno.

WASHINGTON — En los últimos 12 meses, los precios tuvieron su mayor caída en casi 60 años, en la medida que la recesión y la caída de costos de combustibles frenaron la inflación.

El Departamento de Comercio dijo que los precios al consumidor no variaron en julio, tal como preveían los analistas, mientras que en junio aumentaron en un 0,7%.

Los precios retrocedieron un 2,1% en los últimos 12 meses, la mayor caída anual desde enero de 1950. La mayor de la baja del año pasado refleja el abaratamiento de los precios energéticos, que cayeron un 28,1% desde julio del 2008.

La producción de las fábrica, minas y empresas de servicios públicos del país aumentó más de lo pronosticado en julio, y los primeros avances en nueve meses se debieron al aumento de las fábricas automotrices.

La Fed dijo que la producción industrial aumentó en julio un 0,5%, tras caer un 17 de los últimos 18 meses. Fue el segundo aumento desde que comenzó la recesión en diciembre del 2007.

Los economistas habían pronosticado un aumento del 0,3%, según la firma Thomson Reuters.

Algunos economistas temen que la economía entre en una peligrosa espiral de baja de precios, algo que Estados Unidos no ha experimentado desde la Gran Depresión de 1930.

Empero, la mayoría de los analistas cree que la Reserva Federal respondió con medios suficientes para combatir la recesión y evitar que aparezca la deflación.

La inflación subyacente, que excluye el precio de la energía y los alimentos, aumentó un 0,1% en junio, igualando el pronóstico de los economistas y en baja frente al aumento del 0,2% en junio. En los últimos 12 meses, la inflación subyacente ganó un 1,5%.

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?