| 10/9/2007 12:00:00 AM

Posible siembra de caña en Amazonas despierta controversia

Brasil es el primer exportador mundial de etanol con ventas de unos 3.400 millones de litros el año pasado, principalmente a naciones europeas.

Brasilia_  La posibilidad del gobierno brasileño de permitir cultivos de caña de azúcar, para la producción de etanol, en regiones ya degradadas del Amazonas, recibió el martes aplausos, pero también duras criticas del sector productor privado.

Productores privados, delegados del Ministerio de Agricultura, y de la empresa estatal de investigaciones agrícolas (Embrapa), entre otros, comenzaron en la jornada tres días de debates sobre el mercado, producción y oportunidades tanto del etanol, alcohol combustible producido con caña de azúcar, como de los biocombustibles, o diesel generado a partir de la soya y el ricino, entre otros.

"La declaración infeliz de decir que vamos a avanzar (en el cultivo) de la caña en Amazonas es de una insensatez total", dijo a los reporteros Ronaldo Knack, presidente de EnerBio, o la feria anual sobre agronegocios, biocombustibles y energías renovables, que organizó el foro, en su segunda edición.

"Desafío a que me muestren un pie de caña plantado en Amazonas", agregó Knack asegurando que la caña necesita de mucha agua al principio de su cultivo y luego mucho sol, condiciones que dijo no son las de aquella selva.

A poca distancia, el ex ministro de Agricultura, Odacir Klein, actual presidente de la Unión Brasileña de Biocombustibles (Ubrabio), que reúne a por lo menos 16 productores del país, aseguró que la idea oficial "es una posición de mucha responsabilidad".

"El gobierno busca tanto en la cuestión ambiental...como ecológica, hacer que nosotros no tengamos plantíos que sean perjudiciales al medio ambiente", aseguró Klein.

Brasil es el primer exportador mundial de etanol con ventas de unos 3.400 millones de litros el año pasado, principalmente a naciones europeas. El país esta ampliando los cultivos de oleaginosas para incentivar la producción de biodiesel, que aún no exporta sino destina a su mercado local con unos 840 millones de litros, dijo Klein.

El gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva ha tomado al etanol y el biodiesel como su bandera y los promociona en el mundo como alternativas más baratas y menos contaminantes que los combustibles fósiles como el petróleo.

Y ante una expectativa de crecimiento del mercado nacional e internacional, el ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes, ha dicho que el gobierno realiza un mapa nacional, que estaría listo en 2008, sobre los actuales cultivos de caña y oleaginosas, los territorios a los que se podría ampliar, incluyendo zonas ya degradadas o devastadas en regiones amazónicas.

El Amazonas, con unos 4,1 millones de kilómetros cuadrados, "no es uniforme, significa decir que Amazonas no es sólo de selva tropical húmeda, sino que existen nichos naturales u (otros) ya en los que hombre trabajó de alguna forma, que tiene posibilidades de usar caña de azúcar como estrategia de dinamizar la economía", dijo Frederico Duraes, jefe de la dirección de Agroenergía de la empresa Embrapa, que ayuda en la realización del mapa.

"Las áreas de preservación (de Amazonas), deberán ser preservadas", dijo Duraes, pero otras ya habitadas y que necesitan "de un restablecimiento económico, pueden utilizar sí de estas especies agrícolas (caña y otras) para hacer una agroenergía nueva".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?