| 11/23/2011 11:00:00 AM

Portugal duda de la utilidad de los eurobonos a corto y medio plazo

Portugal, uno de los países más afectados por la crisis de la deuda soberana en Europa, expresó hoy sus dudas sobre la utilidad "a corto y medio plazo" de la creación de eurobonos, en línea con las tesis alemanas.

El primer ministro luso, el conservador Pedro Passos Coelho, considero hoy "deseable" que Europa se encamine hacia una mayor integración económica y política y "un día pueda haber un Tesoro Europeo que emita obligaciones europeas".

"Pero ver eso como una solución a corto o medio plazo sería engañarnos a nosotros mismos", puntualizó en declaraciones a los periodistas.

La emisión de obligaciones de deuda europea supondría crear una nueva institución o "Tesoro Europeo", agregó, que "no es un proceso rápido ni consensuado".

El primer ministro luso ganó las elecciones anticipadas de junio pasado pocas semanas después de que el anterior Ejecutivo, del Partido Socialista, pidiera a la UE el rescate financiero de Portugal, que siguió a los de Grecia e Irlanda.

Passos Coelho sostuvo hoy que la solución para la inestabilidad financiera en la UE "no puede quedar a la espera de un proceso incierto, largo e imprevisible como el que se asocia a una reforma profunda del Tratado Europeo".

La propuesta sobre la creación de eurobonos elaborada por la Comisión Europea -que encabeza José Manuel Durao Barroso, compatriota y compañero de partido de Passos Coelho- debe ser analizada por todos los jefes de Estado y de Gobierno, sostuvo el gobernante luso.

Además señaló que, aunque no se llamen eurobonos, su "principio" ya existe dentro del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, como emisor de deuda conjunta basada en contribuciones de los estados miembros que permite a las economías con mayor solvencia crediticia apoyar a las de peor calificación.


EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?