| 4/4/2012 12:00:00 PM

Portugal coloca con éxito deuda a 18 meses por primera vez tras el rescate

Portugal colocó hoy con éxito una emisión de deuda de 1.500 millones euros que, por primera vez desde la petición del rescate financiero hace un año, incluyó títulos con vencimiento a 18 meses.



El Tesoro portugués emitió mil millones en este plazo a un interés del 4,53 por ciento y quinientos millones más a seis meses, al 2,9 por ciento, con una fuerte bajada respecto al 4,33 aplicado en la anterior subasta, hace un mes.

La primera emisión de títulos a año y medio, cuando Portugal quedará fuera del programa de ayuda financiera internacional de 78.000 millones de euros, generó una demanda que superó en 2,6 veces la oferta, mientras en la colocación a seis meses fue cinco veces mayor. Pero, según fuentes del mercado, los compradores de deuda lusa fueron sobre todo bancos nacionales, que la utilizan como garantía para financiarse a su vez en el Banco Central Europeo (BCE) a tipos mucho más bajos.

Esta práctica ha servido para aliviar la presión financiera sobre Portugal y otros países agobiados por la crisis de la deuda, pero hace dudar a los analistas sobre el verdadero nivel de confianza de los mercados en la recuperación económica lusa.

El descenso de los intereses exigidos para colocar la deuda a seis meses hasta el 2,9 % es también menor si se compara con la primera emisión de títulos a un año, realizada en marzo a un interés del 3,65 %.

El Gobierno portugués puso en marcha el mes pasado un plan para volver poco a poco al mercado de deuda de largo plazo con emisiones cada vez más ambiciosas. No obstante, superar el plazo de la colocación de hoy romperá la barrera del fin de la asistencia financiera internacional, que concluye en el segundo cuatrimestre de 2013, cuando Lisboa dejará de tener garantizadas sus necesidades financieras por los fondos de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ambas instituciones concedieron, en mayo de 2011, 78.000 millones de euros a Portugal, que desembolsan a medida que el país cumple un exigente programa de austeridad y reformas.

La última evaluación del cumplimiento de ese memorando, divulgada ayer en Bruselas, respalda las medidas adoptadas por Lisboa y certifica la buena marcha de sus medidas económicas.

Sin embargo, muchos analistas dentro y fuera de Portugal, creen que el país necesitará más dinero y más tiempo para volver al mercado, aunque su Gobierno asegura que no va a pedir ninguno de los dos y la UE y el FMI aseguran que no está previsto un segundo rescate.

A lo largo de este año el Tesoro luso ha conseguido rebajar, subasta tras subasta, los intereses que le piden por colocar deuda a corto plazo y ha ampliado los plazos de vencimiento hasta el récord de la emisión de hoy.

El ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, aseguró hoy en el Parlamento que Portugal sobrepasa lo peor de sus ajustes presupuestarios, concentrados en 2011 y 2012, y se mostró optimista sobre la recuperación del país y su salida de la "tiranía" de la deuda.

Gaspar consideró el "éxito" de la colocación de hoy una señal "prometedora", que muestra "por primera vez cómo Portugal puede conseguir financiación en plazos que no están totalmente protegidos por la asistencia externa". Pero las medidas de austeridad recogidas en el memorando de ayuda externa, que han obligado a Lisboa a un duro ejercicio de ajuste fiscal, no han logrado devolverle aún la confianza que necesita en los mercados para su financiación a largo plazo.

Los analistas de la banca y las agencias de calificación crediticia mantienen sus dudas sobre la recuperación de la economía portuguesa, cuya deuda sobrepasa ya el 100 % del PIB.

En el mercado secundario los bonos lusos a diez años, que sirven de referencia, se cotizaban hoy por encima del 11,8 %, un nivel considerado insostenible por los expertos, mientras a cinco y dos años rozaban, respectivamente, el 14 y el 10 %. 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?