| 5/26/2010 6:00:00 PM

Políticas de Chávez perjudican economía venezolana

Políticas de Chávez perjudican economía venezolana

Las políticas de controles y las expropiaciones ejecutadas por el gobierno del presidente Hugo Chávez como parte de su proyecto socialista inciden en la profundización de la recesión en que se hunde la economía venezolana, mientras la población padece inflación y desabastecimiento.

Caracas — A pesar de contar con una holgada chequera petrolera, garantizada por un precio del barril promedio de 70 dólares e ingresos por exportaciones de 15.654 millones de dólares, la economía venezolana no pudo reaccionar en el primer trimestre al efecto contractivo que viene padeciendo desde abril del año pasado, y cayó al cierre de marzo un 5,8% con respecto al primer trimestre del año anterior.

Aunque las autoridades descartaron el miércoles que los cuatro trimestres consecutivos de contracción puedan representar impactos severos para la población, la pérdida de 72.978 puestos de trabajo en los últimos doce meses constituye una "señal de alarma", según estiman los analistas.

En su informe el Banco Central de Venezuela (BCV) afirmó que la caída del producto interno bruto (PIB) del primer trimestre vino dada por el descenso de 5% del sector petrolero, que está bajo el férreo control de gobierno, y el declive de 6% del sector privado, que se mantiene sometido a un centenar de regulaciones y controles de precios y de cambio por parte de la administración de Chávez desde hace siete años.

"Ya los controles no funcionan porque hay un problema económico de fondo que es la caída del flujo de ingreso petrolero", afirmó el economista Orlando Ochoa al denunciar que el descenso en la entrega de divisas por parte de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) al BCV está afectando a todos los sectores de la economía.

Ochoa dijo a la AP que PDVSA sólo está entregado al instituto emisor "42,7%" de las divisas que recibe por exportaciones de crudos, y que esa situación ha obligado al Banco Central a limitar la entrega de los dólares, situación que hizo caer en casi 40% las importaciones no petroleras, de las cuales depende buena parte del sector industrial local.

Al profundizar en las causas de la contracción el BCV asomó que la caída de 5,9% del consumo y el desplome de 27,9% de las inversiones, incidieron de manera determinante en el comportamiento negativo del primer trimestre.

El descenso del consumo revela que el espiral inflacionario en el que está sumido el país desde hace cinco años, que llevó la inflación anualizada al cierre de abril pasado a 30,4%, ya le está pasando factura a los venezolanos.

De acuerdo a cifras oficiales para el primer trimestre el poder de compra de los venezolanos disminuyó 4%, en comparación con igual período del 2009.

Además, a los venezolanos les aflige un creciente problemas de escasez de algunos alimentos básicos.

El Banco Central reportó que para abril había escasez de productos en 14,3 de cada 100 establecimientos visitados, mientras que en marzo la proporción se ubicó en 13,1.

Chávez ha responsabilizado a los comerciantes y los productores de alimentos de los problemas de escasez e inflación, pero los empresarios sostienen que los controles de precios y la "inseguridad jurídica" generada por las masivas expropiaciones ha desalentado las inversiones y la producción.

De acuerdo a cifras del sector empresarial en los últimos tres años han sido expropiadas más de dos centenares de compañías y tres millones de hectáreas de tierra.

Las estatizaciones le han garantizado al gobierno ya el control de 75% de la producción de café, 42% de la harina de maíz precocida, 40% de arroz, 25% de aceite, azúcar 52% y 25% de la leche.

El presidente de la mayor cámara de industriales del país, Carlos Larrazábal, dijo que mientras el gobierno mantenga las políticas de controles y expropiaciones "no habrá un clima" para las inversiones.

Desde inicios de año el gobierno emprendió inspecciones en los comercios e industrias, expropió grandes cadenas de comercios y detuvo a comerciantes para tratar de contener la inflación y subsanar el desabastecimiento.

Pero el efecto ha sido al contrario puesto que la inflación se ha acelerado en los últimos cuatro meses para alcanzar un acumulado de 11,3% en lo que va del año y la escasez de productos ha crecido.

"La estoy pasando malísimo porque hay muchas cosas que no se consiguen como azúcar, aceite, mantequilla, harina de maíz, leche descremada", dijo Joselina Santelíz, una educadora de 60 años, al reconocer que ha tenido que aprender a "sustituir una cosa por otra".

"La única solución que nos queda es ir a los buhoneros (vendedores callejeros) para conseguir los alimentos, pero tenemos que pagarlos más caros", comentó Josefina Pérez, una jubilada de 74 años, al salir de un mercado en el centro de la capital.

(AP)

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.