| 1/27/2010 3:00:00 PM

Policía colombiana inicia erradicación de cultivos de coca

El jefe de erradicación de cultivos ilícitos de la policía, coronel Henry Gamboa, recordó que el año pasado fueron destruidas a mano 62.000 hectáreas del arbusto, cuyo cultivo está prohibido en el país debido a que los traficantes lo procesan para producir cocaína.

Bogotá.- La policía antinarcóticos dijo que planea erradicar manualmente más de 70.000 hectáreas de cocales en el 2010, para lo cual comenzó tareas de esa índole en el departamento sureño de Nariño.

Gamboa agregó que el primer equipo de trabajo erradicará 1.700 hectáreas en Tumaco, un puerto sobre el Pacífico colombiano, en el departamento de Nariño, a 605 kilómetros al suroeste de Bogotá.

"En Tumaco iniciamos hoy (miércoles) con 400 erradicadores manuales, divididos en 15 grupos y a principios de febrero lo haríamos en el resto del país", explicó Andrés Gallego, director de grupos móviles de erradicación del ministerio del Interior. Unos 500 policías custiodian a los erradicadores ante posibles ataques de grupos de narcotraficantes.

"La idea es que en febrero tengamos 5.000 erradicadores en unos 170 grupos" que trabajarán en los departamentos de Cauca, Caquetá, Guaviare, Meta, Putumayo, Córdoba y Antioquia, añadió.

Según la policía, el año pasado las cifras de erradicación decrecieron respecto de 2008, cuando fueron erradicadas manualmente 95.620 hectáreas de cultivos ilícitos y más de 130.000 utilizando aviones que aspergan herbicidas para destruirlas.

El último informe de la ONU sobre la materia revelo que Colombia tuvo en el 2008 casi 81.000 hectáreas de siembras ilícitas de coca. Ese mismo organismo calculó que el país produce más de 400 toneladas anuales de cocaína.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?