| 4/30/2007 12:00:00 AM

Polémica sobre nacionalización en Bolivia

Crecía el lunes la polémica entre el gobierno que se apresta a festejar el primer aniversario de su decreto de nacionalización de los hidrocarburos y sectores opositores que insisten en que no se trató de una verdadera estatización y ponen en duda sus beneficios económicos.

La Paz.- "Es un día histórico, es un día de regocijo y festejo", indicó el dirigente y senador oficialista Santos Ramírez al referirse al aniversario, el 1 de mayo de 2006, cuando el presidente Evo Morales, rodeado de tropas del ejército, dictó la norma desde un campo administrado por la brasileña Petrobras.

Según Ramírez, la medida ha permitido al estado recuperar el control de la cadena productiva de los hidrocarburos y beneficiarse con mayores ingresos desde esa industria.

Rubén Costas, prefecto (gobernador) del departamento de Santa Cruz, el más rico del país, declaró a la prensa que se trata de "un engaño". "Obviamente, no ha habido tal nacionalización, ha habido un arreglo con las transnacionales", dijo.

A su vez, la brasileña Petrobras, la empresa inversionista más importante en Bolivia, informó el lunes que la demorada puesta en vigencia de los contratos firmados por las petroleras con el gobierno en el marco de la llamada nacionalización no garantiza nuevas inversiones, no solamente porque se queda con los excedentes que antes se destinaban a ese rubro sino también por la inestabilidad política que anuncia la Asamblea Constituyente.

El analista político Cayetano Llobet señaló el domingo en su programa periodístico de la televisora cadena A, que la llamada nacionalización es un engaño y que lejos de una estatización, que hubiera obligado a la salida de las petroleras, lo que hizo el gobierno es negociar con ellas su permanencia. "No fue una nacionalización, fue una negociación", indicó.

Ramírez, quien dijo que el martes el gobierno celebrará una "fecha histórica", porque el decreto de un año atrás permitió a la estatal Yacimientos Petroíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) hacerse del control del sector, manifestó más optimismo que el ministro del sector, Carlos Villegas. Para éste, serán necesarios 20 años.

A su vez, Branko Marinkovic, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz dijo a reporteros que de momento lo que se ve en YPFB es "nepotismo y corrupción".

Si bien el gobierno insiste en que por la llamada nacionalización el estado pasará de percibir el 50% de la renta de los hidrocarburos, según una ley anterior al gobierno de Morales, al 82%, varios especialistas, entre ellos el ex superintendente de Hidrocarburos Carlos Miranda, sostienen que esa participación no pasará del 55%.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?