| 6/18/2010 3:00:00 PM

Poca esperanza para 53 atrapados por tragedia minera

Las esperanzas de hallar con vida a 53 personas que permanecen atrapadas en un yacimiento de carbón en Colombia se desvanecen por la dificultad del rescate, según las autoridades, que informaron hoy que esta tragedia minera, la peor de los últimos años en el país, suma ya 18 muertos.

Amagá - "Hay poca esperanza de hallar con vida" a esas 53 personas que quedaron atrapadas en la mina San Fernando, ubicada en la localidad noroccidental de Amagá (Antioquia), tras la explosión ocurrida el miércoles por la noche, reconoció a los medios locales el ministro colombiano de Minas y Energía, Hernán Martínez.

En el momento del accidente, que se produjo cuando se realizaba el cambio de turno de los trabajadores, había unas 160 personas en el túnel de la mina, de las que 90 lograron salir y 71 quedaron atrapadas.

"Yo salía del turno, estaba a metros de la bocamina. Sentí la explosión y la llamarada por encima, estuve en el suelo y no vi más nada", relató hoy a RCN Radio Wálter Restrepo, uno de los obreros sobrevivientes.

Al menos 53 personas continúan en el interior de la mina y, según las autoridades regionales y el propio presidente colombiano, Álvaro Uribe, la cifra de cadáveres recuperados hasta ahora asciende a 18.

Los trabajos de rescate están siendo intermitentes, según constató Efe en la mina, porque en el túnel principal hay una alta concentración de gases y en otro se produjeron derrumbes a causa de la explosión.

El túnel principal "está despejado desde el día de ayer, (pero) el problema es la alta concentración de monóxido de carbono y no pueden seguir las operaciones de rescate hasta que se ventile muy bien", apuntó Martínez.

"Hay que hacer una investigación muy profunda de esto, los accidentes todos son prevenibles", enfatizó el ministro al anunciar que ya se ha conformado una comisión de expertos para analizar las causas del siniestro.

La última inspección hecha a la mina el pasado 9 de junio, apenas una semana antes de la explosión, no reportó ningún problema, según Hernández, quien dijo no obstante que posiblemente el lugar no cuenta con la "ventilación adecuada" ni con "detectores de gases continuos".

Uribe, por su parte, destacó hoy en Bogotá desde la Casa de Nariño (sede del Gobierno) que "se habían hecho las visitas técnicas de rigor" a la mina antes del siniestro y que los seguros profesionales "están al día".

Añadió que la actividad en la mina se va a paralizar durante dos semanas para facilitar las investigaciones.

El mandatario tenía previsto viajar hoy al lugar de la tragedia, pero finalmente lo hará este sábado en compañía de otros miembros del Gobierno y se reunirá con familiares de las víctimas.

En la plaza principal de Amagá, una pequeña población del departamento de Antioquia, se celebró esta mañana un sepelio colectivo para varias de las víctimas y desde anoche hay velatorios en algunas viviendas.

En noviembre de 2008, una inundación en un túnel de esa mina causó la muerte a cinco personas, mientras que en 1977 perdieron la vida otras 86 a causa de una explosión en otra mina de carbón en Amagá.

En esa localidad de Antioquia hay unas 20 minas legales de carbón y otras 120 ilegales, sin permiso del Gobierno para operar.

En los últimos cinco años han muerto 71 mineros, 80 han resultado heridos y cuatro desaparecieron como consecuencia de las 18 explosiones ocurridas en minas en Colombia, según datos del Sistema Nacional de Emergencias.

(EFE).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?