| 11/20/2010 8:30:00 AM

Plan para Irlanda será publicado el martes

El plan de cuatro años de Irlanda para reducir su déficit será publicado el martes, antes de que se anuncie cualquier paquete de ayuda financiera internacional

Funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea están en Dublín para discutir un rescate a los vapuleados bancos irlandeses, en medio de temores sobre su capacidad para asumir sus responsabilidades financieras y después de que los planes para reestructurar la deuda de la zona euro dispararan los costos del crédito.

El mes pasado, Irlanda duplicó a 15.000 millones de euros (21.000 millones de dólares) el monto que según reconoció necesita para controlar su déficit para el 2014, una decisión que de acuerdo al ministro de Finanzas buscaba garantizar que el país no requeriría un salvataje.

Pero ésto no consiguió calmar a los mercados.

El jefe del banco central de Irlanda admitió esta semana que la nación necesita un préstamo de decenas de miles de millones de euros para apuntalar el sector bancario, que se ha vuelto dependiente de los fondos del BCE y ha visto un éxodo de los depósitos en los últimos seis meses.

El Irish Times dijo que el Gobierno - profundamente impopular y con una ajustada mayoría parlamentaria - adelantó la publicación de su plan fiscal de cuatro años, a fin de que sea identificado como una propuesta elaborada por Dublín y no conducida por el FMI o Europa.

El periódico sostuvo que el plan sería divulgado el martes, luego de citar a altos funcionarios irlandeses. Un portavoz del Gobierno afirmó a Reuters el viernes que el documento sería revelado a inicios de la semana próxima, pero no especificó la fecha.

Se espera para poco después el anuncio de un paquete de ayuda internacional.

"El Gabinete se reunirá mañana para aprobar el documento de 160 páginas con gráficas que explican cómo el Estado reducirá sus gastos", indicó el Irish Times, agregando que un plan por separado para reestructurar al sector bancario también debería ser finalizado este fin de semana.

Fuentes dijeron que Irlanda podría requerir asistencia de entre 45.000 y 90.000 millones de euros, dependiendo de si sólo necesita apuntalar a sus bancos o abordar también su deuda pública.

RIESGO SISTEMICO

La mayor preocupación de las autoridades de la UE es que los problemas de Irlanda se propaguen a otros miembros altamente endeudados de la zona euro como España y Portugal, amenazando con una crisis sistémica.

Los mercados se calmaron en los últimos días cuando hubo indicios más claros de que Irlanda recibiría ayuda, pero permanecieron nerviosos el viernes.

El euro subió brevemente por sobre 1,3720 dólares, sólo para caer devuelta a 1,3660 en la última cotización europea.

El diferencial de riesgo de los bonos irlandeses a 10 años respecto a los referentes alemanes bajó a 5,4 puntos porcentuales, antes de repuntar a 5,6 puntos, afectando a la deuda griega, portuguesa y española.

Las negociaciones de ayuda aún podrían extenderse si Dublín y la UE no logran llegar a un acuerdo sobre las condiciones para recibir la asistencia financiera.

El bajo impuesto a las empresas del 12,5 por ciento está operando como la gran manzana de la discordia, ya que los vecinos de la zona euro presionan a Irlanda a elevarlo como parte de cualquier acuerdo, mientras que Dublín se resiste, argumentando que es crucial para la inversión extranjera.

El ministro de Finanzas finlandés, Jyrki Katainen, dijo que Dublín debería prepararse para elevar sus impuestos a cambio de un acuerdo.

"Requeriremos un paquete serio (a cambio del préstamo) y es posible que eso incluya elevar los impuestos a las empresas", sostuvo Katainen a la emisora finlandesa YLE. "Irlanda es un país con bajo nivel impositivo y ellos podría subir muchos tributos, por el ejemplo el IVA", declaró.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?