| 11/11/2009 8:40:00 AM

Plan Padrino y Japón entregan obras de infraestructura escolar en Mocoa, Putumayo

Este proyecto, que beneficiará a 280 estudiantes matriculados en la actualidad y a otros 38 niños y niñas que disfrutarán de nuevos cupos, fue ejecutado por la Fundación Huairasachac y supervisado por el Plan Padrino.

Mocoa, Putumayo, -  El Plan Padrino de la Consejería Presidencial de Programas Especiales y la Embajada de Japón en Colombia entregaron este martes las obras de mejoramiento de la infraestructura del Centro Etno Educativo Inga en Mocoa, Putumayo.

Este proyecto, que beneficiará a 280 estudiantes matriculados en la actualidad y a otros 38 niños y niñas que disfrutarán de nuevos cupos, fue ejecutado por la Fundación Huairasachac y supervisado por el Plan Padrino, programa que tiene como objetivo contribuir con las metas de cobertura y calidad educativa definidas por el Gobierno y que beneficien a poblaciones vulnerables.

El costo de estas obras asciende a los 179 millones 511 mil 508 pesos, de los cuales 145 millones 212 mil 948 fueron aportados por la Embajada de Japón; 13 millones 977 mil 368 entregados por la Alcaldía Municipal de Mocoa y los restantes 20 millones 321 mil 192 pesos por el Cabildo Inga de Mocoa.

Gracias al apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se abrió paso a la implementación de la estrategia Escuela de Puertas Abiertas para darle un uso más allá de las clases para integrar a los alumnos y la comunidad alrededor de diferentes actividades de aprendizaje.

Al evento inaugural asistieron la señora Lina María Moreno de Uribe, el Embajador de Japón en Colombia, Tatsumaro Terazawa, la Consejera Presidencial de Programas Especiales, Ángela Ospina de Nicholls, y autoridades locales.

 


(SP).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?