| 1/13/2009 12:00:00 AM

Plan fiscal alemán llevará a déficit presupuestal récord

BERLIN_ El costo de un nuevo paquete de estímulos y la economía en declive provocarán un déficit presupuestal sin precedentes en el 2009, dijo el martes un alto legislador del partido oficial.

Volker Kauder, líder parlamentario del partido de la canciller Angela Merkel, Unión Cristiano Demócrata, dijo que se estimaba un déficit de 50.000 millones de euros (67.000 millones de dólares) para el año _ 10.000 millones de euros (13.400 millones de dólares) mayor que la marca más alta registrada en 1998.

Los principales integrantes de la coalición de Merkel dijeron la noche del lunes que habían acordado un paquete de estímulos multimillonario para ayudar al país a salir de la recesión.

El nuevo paquete será válido hasta el 2010 y suma un total de 50.000 millones de dólares (67.000 millones de dólares), que se sumará a un plan anterior por 23.000 millones de euros (30.820 millones de dólares) aprobado el mes pasado. El primer plan fue criticado dentro y fuera de Alemania por ser demasiado cauteloso, la nueva medida representa uno de los mayores paquetes de estímulo en Europa.

El plan incluye de 17 a 18.000 millones de euros en gasto para infraestructura, así como recortes y exenciones fiscales, recortes a las contribuciones para el servicio de salud y bonos para las familias con niños, todas estas medidas obtienen fondos del presupuesto.

A pesar de llevar al país a un déficit sin precedentes, Kauder dijo a la prensa que "está completamente claro que estas medidas son necesarias".

Es casi seguro que los nuevos préstamos llevarán a Alemania a romper las reglas de la Unión Europea, que limitan el déficit presupuestal a menos de 3% del producto interno bruto. Pero esto dependerá de qué tan rápido se recupere la economía ante la recesión actual, según expertos. 


 (AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?