| 5/9/2008 12:00:00 AM

Petróleo venezolano marca récord por temores suministros

Caracas.- El petróleo venezolano alcanzó esta semana un máximo histórico, impulsado por temores sobre los suministros y transacciones especulativas en los mercados de futuros, dijo el viernes el Ministerio de Energía. 

El precio referencial de la cesta de crudo venezolana subió 4,35 dólares por barril (dpb), a 107,60 dpd entre el 5 y el 9 de mayo, frente a los 103,25 dpb de la semana anterior.

"La semana finaliza con precios petroleros rompiendo marcas históricas en todos los mercados, estimulados por la preocupación de los suministros globales, particularmente destilados," dijo el ministerio en su informe semanal.

El Gobierno también atribuyó el alza del crudo, incluyendo la cesta de la OPEP y los crudos WTI y Brent, a la actividad especulativa en los mercados de futuros y al aumento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Nigeria.

Según cifras preliminares del reporte, el petróleo venezolano promedia 92,99 dpb en lo que va del año, frente a los 64,74 dpb del 2007.

El precio supera ampliamente el estimado de 35 dólares previsto en el presupuesto de la nación. Una fuente de la OPEP dijo el viernes que la organización podría consultar, antes de su reunión oficial de septiembre, si necesita aumentar su producción de continuar el alza del crudo.

Sin embargo, el ministro venezolano de Energía, Rafael Ramírez, así como la mayor parte de los ministros y funcionarios del grupo, ha dicho que no está prevista una reunión próximamente.

A continuación las últimas cotizaciones de la cesta petrolera de exportación de Venezuela, que está conformada por crudos, condensados y productos refinados como gasolina, kerosén y diésel.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?